25 años de igualdad de género en China
Es alentador ver todo lo que se ha logrado con la promoción de los derechos de las mujeres en China. Sin embargo, cabe señalar que todavía existen enormes desafíos para el cumplimiento de los objetivos sobre el empoderamiento de las mujeres establecidos en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

Artículo extraído del CGTN News

Traducción: Tania Giacomelli

Con motivo del 25º aniversario de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, es importante poder reflexionar sobre el espíritu de la conferencia y la historia admirable del avance de los derechos de la mujer en China. 

En 1995 se celebró en Beijing la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, la cual se basó en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, un documento programático que orienta los esfuerzos para promover la igualdad de género en el mundo. En la conferencia se presentaron doce esferas claves de acción para el empoderamiento de la mujer; se acordaron objetivos estratégicos y un marco de políticas para promover la igualdad de género y salvaguardar los derechos de la mujer; y se proporcionaron pautas de acción para promover la igualdad de género en todos los países del mundo. 

Esta conferencia, la más grande que las Naciones Unidas haya celebrado, fue un hito importante en la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, y su lucha tuvo un profundo impacto a escala mundial. 

A partir de la convocatoria de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, se ha logrado un importante avance en la promoción de los derechos y el empoderamiento de la mujer en todo el mundo, y se ha continuado con importantes mejoras en las condiciones de vida e independencia. En 2015, China junto a ONU Mujeres organizaron la Cumbre Mundial de Mujeres para reafirmar su compromiso con la promoción de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer y trabajar en conjunto por un futuro mejor. 

El presidente de China, Xi Jinping, presidió la cumbre y presentó cuatro propuestas para promover la igualdad de género y el empoderamiento integral de la mujer. Durante los últimos 25 años, el gobierno chino cumplió con sus compromisos, defendió el espíritu de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer celebrada en Beijing, respetó la política nacional fundamental sobre igualdad de género para el desarrollo y el progreso social, mejoró continuamente el sistema legal y los mecanismos de trabajo para la protección de los derechos e intereses de las mujeres, y promovió el empoderamiento de las mujeres en China con logros de importancia a escala mundial. 

La participación equitativa en las actividades económicas es una base importante para la lograr el empoderamiento integral de la mujer. La tasa de participación de las mujeres en la fuerza laboral en China se ha mantenido durante mucho tiempo por encima del 60 por ciento, y ocupa el primer lugar en el mundo. Con una cantidad creciente de trabajadoras y una estructura optimizada para su profesionalización, las mujeres están ocupando puestos de gestión bien remunerados. 

En 2018, el número de trabajadoras alcanzó los 340 millones, además, las mujeres representaron el 43,5 por ciento de todas las personas empleadas en la sociedad. Las mujeres ahora ocupan un 48,8 por ciento de trabajos profesionales y técnicos, el 33,4 por ciento de trabajos de investigación y desarrollo, incluido el 54,9 por ciento de trabajos de investigación y desarrollo en medicina y ciencia. El porcentaje de mujeres emprendedoras en la nueva economía fue en aumento, y ahora las mujeres representan el 55 por ciento de las personas emprendedoras en el sector de Internet. Las mujeres participan activamente en la toma de decisiones y la gestión en materia económica. Por ejemplo, ocupan una cuarta parte de las posiciones de liderazgo en las empresas, frente al 10 por ciento que ocupaban en 1995. 

Desde 1995, China ha puesto en marcha una serie de planes para mitigar los efectos de la pobreza en diferentes etapas de desarrollo, ha aplicado la estrategia para la reducción de la pobreza y ha logrado importantes avances en ello. En los proyectos y medidas para combatir la pobreza, se ha hecho hincapié en asegurar la participación y el beneficio equitativos de las mujeres pobres, lo que ha llevado a una disminución significativa tanto del número de mujeres pobres como de la incidencia de la pobreza entre las mujeres. A finales de 2018, el número de personas pobres en las zonas rurales de todo el país se había reducido de 98,99 millones en 2012 a 16,6 millones, y los niveles de la pobreza se habían reducido del 10,2 por ciento en 2012 al 1,7 por ciento. Aproximadamente la mitad de las personas que salían de la pobreza eran mujeres.

El derecho a la educación es un derecho humano básico y una forma importante de lograr el desarrollo equitativo de hombres y mujeres. Durante los últimos 25 años, China ha dado prioridad al desarrollo de la educación a través de la promoción de la igualdad de acceso a la educación y ha logrado grandes avances en la eliminación del analfabetismo femenino. En 2018, la tasa de analfabetismo entre la población femenina de 15 años o más era del 7,5 por ciento, una disminución de 16,6 puntos porcentuales con respecto a 1995. Cada vez más mujeres acceden a la educación superior. En 2018, la proporción de mujeres universitarias y estudiantes universitarias como porcentaje de todos los estudiantes de educación superior alcanzó el 52,5 por ciento, 17,1 puntos porcentuales más que en 1995. La proporción de mujeres en programas de maestría y doctorado alcanzó el 51,2 por ciento y el 40,4 por ciento, más 20,6 y 24,9 puntos porcentuales desde 1995, respectivamente. 

El acceso igualitario a la salud es fundamental para el bienestar de la mujer. China le otorga una gran importancia a la protección del derecho de las mujeres al acceso a la salud y ha mejorado de forma continua el sistema legal y de políticas públicas para proteger la salud de las mujeres y les niñes mediante el establecimiento de una red sólida de servicios de salud, y así, mejorar en de manera notable la salud de las mujeres. En 2015, la esperanza de vida media de las mujeres era de 79,4 años, un aumento de 8,9 años desde 1990. La tasa de mortalidad materna continuó descendiendo, de 61,9 por 100.000 en 1995 a 18,3 por 100.000 en 2018, y logró alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas antes de lo propuesto. 

Es alentador ver todo lo que se ha logrado con la promoción de los derechos de las mujeres en China. Sin embargo, cabe señalar que todavía existen enormes desafíos para el cumplimiento de los objetivos sobre el empoderamiento de las mujeres establecidos en la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing.

En la actualidad, aún existe la discriminación contra las mujeres en el mercado laboral, además, el nivel de participación e influencia de las mujeres en la toma de decisiones y la gestión sigue siendo bajo, y todavía la sociedad se ve influenciada por el estereotipo de género que se encuentra profundamente arraigado y que afianza la desigualdad entre hombres y mujeres. De cara al futuro, debemos continuar con el espíritu de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer y realizar esfuerzos continuos para promover el desarrollo integral de la mujer y construir un mundo mejor para todas las personas. 

 Fuente: https://news.cgtn.com/news/2020-10-02/25-years-of-gender-equality-in-China-Uf3mIZovWE/index.html