Amenazas y oportunidades en la producción y exportación de carne porcina
Foto: Clarín
La peste porcino africana ha afectado la producción de cerdos de China en un contexto de creciente demanda interna. Este hecho ha repercutido favorablemente en Argentina, país que ha visto acrecentadas las exportaciones de carne porcina (y vacuna) hacia el país asiático. La tendencia se mantiene en lo que va de 2021.

La peste porcina africana ha generado grandes problemas en la producción y abastecimiento de carne de cerdo en el mercado chino. Tal como se informa en Página12 el stock de carne porcina china tuvo una caída de hasta el 50% en los últimos años según estimaciones. Aun así, la República Popular, sigue siendo el mayor productor de cerdos (40% del total mundial, unos 40 millones de toneladas anuales). Pero, aunque el problema se supere, recobrar los stocks de carne de cerdo previos a la crisis, puede llevar mucho tiempo. En efecto, no es la primera vez que se aborda esta problemática desde La Ruta China. La posibilidad de un rebrote de este virus representa una amenaza constante en el país y es un tema de enorme preocupación no solo para el sector cárnico y los consumidores chinos, sino también para el propio Gobierno dada la relevancia del producto como elemento central en la dieta de la población.

Sin embargo, para países como Argentina, este lamentable suceso representa una oportunidad provechosa dada la necesidad de generación de divisas. Y es que, la peste porcina, pone en jaque la producción de cerdos del país asiático en un momento de demanda creciente. Es por ello que, países como el nuestro, pueden aprovechar la creciente demanda por importación para aumentar sus exportaciones. Además, tal como informa Página12, la posibilidad de aumentar las exportaciones no se limita a carne de cerdo, sino también productos sustitutos próximos, como carne vacuna. No obstante, tal presión sobre la demanda, puede generar (y viene generando) mayor tensión de precios internos en el sector.

Para exponer la situación en números, para Argentina, las exportaciones crecieron de forma notable: en 2020 se exportó el 29% de la producción nacional de carne de cerdo, un récord de unas 917 mil toneladas, de los cuales la mitad se dirigieron a China. Y, respecto de 2021, en febrero pasado se exportaron 45 mil toneladas de peso producto (marcando un “febrero record”), de los cuales el 75% se destinó a China.

El crecimiento de las exportaciones de Argentina se da, por si fuera poco, en un momento de estancamiento del consumo interno de carne (tal como se informa en Clarín). Lo que da mayores posibilidades de que, los excedentes productivos, sean colocados en el país asiático. A su vez, es bien sabido que la situación ha generado el interés chino de invertir en el sector. La posibilidad de atraer este tipo de inversiones extranjeras directas ha generado tensiones con diferentes sectores de la sociedad en un momento de pandemia mundial. Pese a ello y ante semejante oportunidad, las negociaciones no están terminadas.