15 C
Buenos Aires
16.9 C
Beijing
lunes, mayo 20, 2024

Breve historia del té y su consumo

Los árboles de té se originaron en el suroeste de China hace 60 o 70 millones de años. Los registros escritos muestran que los antepasados chinos comenzaron a beber té hace más de 3000 años. En la actualidad hay 3.000 millones de personas a las que les gusta beber té en el mundo pero pocas de ellas entienden comprenden la cultura del té. Especialmente, se desconoce mucho del proceso de desarrollo y las connotaciones espirituales y culturales.

China es la patria del té, de los árboles del té, del consumo de té y de la cultura del té. China cuenta con los árboles más antiguos del mundo silvestres y plantados, con un fósil de hoja de té de hace 35.400.000 años, con abundantes obras literarias y de arte relacionadas con él. Además, el té fue la primera medicina herbal china utilizada en la antigüedad. El consumo de té tiene muchos beneficios para nuestra salud física gracias a sus actividades antioxidantes, antiinflamatorias, inmunoreguladoras, anticancerígenas, protectoras del sistema cardiovascular, antidiabéticas y antiobesidad.

Actualmente, el COVID-19 está causando estragos en todo el mundo y provocando graves daños en la salud y la vida de las personas. El té tiene funciones anti-COVID-19 a través de la mejora de la respuesta inmune innata y la inhibición del crecimiento viral. Además, beber té puede permitir a las personas adquirir un disfrute pacífico, relajado, refrescado y alegre, e incluso la longevidad. Según la teoría de los meridianos de la medicina tradicional china, diferentes tipos de té pueden activar diferentes sistemas de meridianos en el cuerpo humano.

En la actualidad, el té negro (té fermentado) y el té verde (té no fermentado) son los más populares en el mundo. El té negro representa más del 90% de los vendidos en los países occidentales. Entre los productos negros de mayor calidad del mundo están el Qi Men negro de China, el té negro Darjeeling y Assam de la India y el té negro Uva de Sri Lanka. Sin embargo, los diez tés verdes más famosos del mundo se producen en China, y el té Xi Hu Long Jing es el más reconocido entre todos. En el té se pueden encontrar más de 700 tipos de componentes diferentes y 27 elementos minerales. Los polifenoles del té y la teaflavina/tearubiginas se consideran los principales componentes bioactivos del té negro y del verde, respectivamente. A la hora de tomar el té hay que evitar que el líquido sea demasiado fuerte o esté demasiado caliente.

Actualmente, la medicina complementaria y alternativa ofrece una serie de modalidades de tratamiento para la promoción de la salud tanto en países desarrollados como en los que se encuentran en vías de desarrollo de todo el mundo. El consumo de té, una sencilla terapia de CAM basada en hierbas, se ha convertido en una popular bebida no alcohólica ampliamente, y también ayuda al crecimiento de la economía. Puede mejorar nuestra salud física y mental, promover el desarrollo armonioso de la sociedad a través de sus elementos químicos y culturales.

Durante los miles de años transcurridos desde que el té chino fue descubierto por Shen Nong, los pueblos del mundo han bebido té para estimularse, relajarse y aspirar a conseguir una buena salud. Se ha convertido en la bebida favorita del mundo. Cabe recordar que el descubrimiento del té afectó al progreso de la historia mundial, así como de la propia historia china, impulsó la revolución industrial y selló el destino del mundo moderno. Por ejemplo, la primera Guerra del Opio (1840-1842) y la segunda Guerra del Opio (1856-1850) que tuvieron lugar en China y la Guerra de la Independencia en EE.UU (1875-1873) que tuvo lugar; estuvieron todas relacionadas directa o indirectamente con el té. Antes de 1650, el comercio europeo del té estaba totalmente dominado por los holandeses.

Posteriormente, los británicos se deshicieron gradualmente del monopolio de los holandeses en el comercio a través de dos guerras anglo-holandesas ocurridas entre 1652-1667. Más tarde, Gran Bretaña se convirtió en el imperio que tapó el sol durante un siglo. Podemos decir que el té también altera nuestros estilos de vida, las religiones, la estética y la etiqueta, y mientras tanto, hace que nuestra vida diaria sea mucho más colorida.

Cada vez que bebamos una taza de té, recordemos el lugar que ha ocupado en una parte del corazón humano, de la historia de China, así como de su pueblo.

+ posts

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS