China ordena el cierre del consulado de EE.UU. en Chengdu
Luego del cierre del consulado chino en Houston, Pekín responde con la misma medida. La tensión en la relación entre ambos países viene acentuándose cada vez más.

China anunció el cierre del consulado de EE.UU en la ciudad de Chengdu, en el suroeste del país asiático. El gobierno chino reaccionó con esta represalia luego de que Donald Trump hiciera lo propio con el consulado chino en el estado de Houston. El gobierno estadounidense había justificado aquella medida alegando que perseguía el objetivo de proteger la intelectualidad e información del país.

Esta respuesta resulta sensible para Washington, ya que aquel consulado es clave para recolectar información sobre la región del Tíbet donde prevalecen reclamos de independencia.

El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, declaró que dicha medida era “legítima y necesaria” tras el cierre injustificado del consulado chino en Estados Unidos.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, había defendido aquella medida denunciando a China de estar realizando actividades ilegales en la sede del consulado. Las acusaciones iban desde filtrar información de avances médicos sobre estudios relacionados a la vacuna del COVID-19, presionar para que residentes chinos vuelvan al país, así como la realización de distintas tareas de espionaje.

Dicha resolución por Estados Unidos es una continuación de un conjunto de medidas y actitudes que viene desplegando hacia China, encrudeciendo cada más la relación entre ambos empujándola hacia un lugar más confrontativo.

Washington viene responsabilizando a China por la propagación del virus, denunciando violaciones de derechos humanos en Honk Kong, y amenazando con sanciones a redes sociales chinas en el país.

“La situación actual entre China y Estados Unidos es algo que China no quiere ver y la responsabilidad recae completamente en Estados Unidos”, sostuvo Wang Wenbin.

Mientras se continua agravando la crisis a nivel mundial por la irrupción del COVID-19, y a medida que Estados Unidos viene perdiendo posiciones frente a China en términos económicos, Washington apuesta cada vez más a la confrontación mediante distintos gestos hostiles hacia el gigante asiático.

Desde el Museo-Biblioteca Richard Nixon, donde yace enterrado el cuerpo del presidente que dio inicio a una relación bilateral fluida con China, Mike Pompeo respondió lanzando un duro discurso llamando a conformar una “alianza de democracias” contra Pekín.

Si se siguen acumulando este tipo de tensiones, se podría correr el riesgo de que la relación entre ambos países pueda llegar a un punto de no retorno.