China y 14 países firman el acuerdo de libre comercio más grande del mundo
Los países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN por sus siglas en inglés) firmaron un acuerdo de libre comercio con China, Corea del Sur, Japón, Australia y Nueva Zelanda. El acuerdo representa el 30% del PBI mundial y engloba a aproximadamente 2.300 millones de habitantes.

En el día de hoy, se rubricó en Vietnam la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en ingles). Se trata del acuerdo de libre comercio más importante del mundo. El acto se realizó por videoconferencia, debido a las normas sanitarias impuestas por la pandemia, y significa el cierre de las negociaciones cuyo origen se remonta al año 2012. Los líderes de los países firmantes acordaron que dicho tratado ayudará a una recuperación económica una vez finalizada la pandemia de Covid-19.

El tratado elimina aranceles sobre el 90% de los bienes comerciados, sumando acuerdos respecto a la propiedad intelectual, regímenes de inversiones y transparencia. En total, la RCEP reduce aranceles y establece reglas en una veintena de áreas. Entre otros, elimina impuestos en un 61% de las importaciones de productos agrícolas y pesqueros de la ASEAN, Australia y Nueva Zelanda, junto a un 56% de China y un 49% de Corea del Sur. También incluye procedimientos aduaneros simplificados, mientras que al menos el 65% de los sectores de servicios estarán completamente abiertos con mayores límites de participación extranjera.

El RCEP significo la coordinación de países con economías, niveles de integración y desarrollo distintos, lo que es visto por parte de los países miembros como un logro de la integración regional, el multilateralismo y la diplomacia.  “La finalización de las negociaciones es un mensaje contundente que afirma el papel de la ASEAN en el apoyo al sistema comercial multilateral” afirmó el Primer Ministro Vietnamita Nguyen Xuan Phuc. El Primer Ministro Chino, Li Keqiang , se expresó con el mismo entusiasmo por el nuevo acuerdo afirmando que: “es una muestra claramente de que el multilateralismo es la vía correcta y representa la dirección adecuada para la economía mundial y el progreso de la humanidad”.

Fuente: Elaboración propia.

En los últimos años ha habido debates sobre los efectos de la globalización en las cadenas globales de producción. Particularmente, sobre el efecto de la deslocalización de las manufacturas que ha impactado fuertemente en los polos productivos europeos y norteamericanos. Desde los Estados Unidos bajo la administración de Barack Obama se impulsó el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), un acuerdo comercial que tenía la intención de unir ambas costas del pacífico al tiempo que aumentaba la influencia de los Estados Unidos en el sudeste asiático, excluyendo al mismo tiempo, a China. Sin embargo, el presidente Trump ordenó la retirada del acuerdo lo que permitió a China ocupar el lugar de impulsor de un nuevo tratado afianzando su influencia en la región.

Mientras el país norteamericano se adentra en una disputa interna sobre cómo afrontar los dilemas que le impone la globalizacion a su sector industrial del “Rust Belt”, el gigante asiático afianza su influencia en la región con el RCEP y a nivel global avanza con la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

El gran ausente en la cita fue la República de la India, integrante de las negociaciones desde la primer hora. El año pasado sorprendió al abandonar el acuerdo ante la preocupación de su primer ministro, Narendra Modi, por el impacto del ingreso de productos chinos en su industria manufacturera. Sin embargo, queda la posibilidad abierta para que en un futuro puedan ingresar, si así lo desea.

Vale la pena recordar que la relación China-India vivió momentos de tensión en los últimos meses debido al enfrentamiento a golpes de puño, sucedidos en la región de Cachemira en las montañas del Himalaya, entre fuerzas militares Chinas y sus pares Indios.