12.1 C
Buenos Aires
22.9 C
Beijing
sábado, julio 13, 2024

China y Estados Unidos: economías en disrupción

En un mundo en constante cambio, las economías de China y Estados Unidos no solo desafían paradigmas, sino que también delinean nuevas realidades.

China, a pesar de que el sector industrial contribuye con un impresionante 34.9% al PIB, ha diversificado su economía, convirtiéndose no solo en la fábrica del mundo sino también en líder mundial en tecnología avanzada.

Sector Agrícola: aunque la agricultura representa el 7.3% del PIB, China no busca el autoabastecimiento absoluto. La dependencia de la soja, establecida como un producto de seguridad nacional, desencadena cuestiones geoestratégicas, llevando a China a tejer alianzas y enfrentamientos con países productores.

Sector Industrial: China no es solo un fabricante global; es un imán para la externalización de unidades de fabricación. Con más del 60% de las exportaciones electrónicas gestionadas por empresas extranjeras, consolida su posición en la cadena de producción global, marcando una transición de la manufactura tradicional a la producción de tecnología de punta.

Exportaciones Principales (2021): equipos de transmisión, ordenadores, circuitos integrados y teléfonos revelan el papel central de China en la cadena de suministro global, subrayando su evolución de productor a innovador.

Estados Unidos

En el otro extremo, en Estados Unidos, la agricultura, aunque solo contribuye con el 1% al PIB, es un jugador importante en la geopolítica. Como uno de los principales exportadores de soja, participa en una red de relaciones internacionales que se entrelazan con la seguridad nacional China.

Industria: más del 17.9% del PIB proviene de la industria, incluyendo manufactura y sectores clave como la industria aeroespacial y farmacéutica. La manufactura, aunque solo aporta el 12% del valor añadido, destaca la selectividad en la producción.

Sector Terciario (Servicios): produce el 77.6% del PIB, con este dominio claro en finanzas, seguros y bienes raíces, Estados Unidos muestra su fuerza en la economía basada en servicios. Este enfoque financiero, centrado en Wall Street, contrasta con la economía real de China basada en la producción de bienes e innovación.

Exportaciones Principales (2021): el petróleo refinado, gas petróleo, petróleo crudo, coches y circuitos integrados. Acá se diferencia como están integrados ambos países en la división internacional del trabajo y en las cadenas globales de valor, las cuales siempre sostuvieron que los países desarrollados vendan productos de alto valor agregado mientras que los subdesarrollados exporten solo materias primas y energía. China está cambiando esa tendencia y en parte está provocando que las relaciones regionales entre países se fortalezcan en desmedro del orden unipolar.

Que significó la Guerra en Ucrania

La guerra en Ucrania, y la consecuente sanción a Rusia, desencadenó una transformación estratégica en Estados Unidos. El auge de las exportaciones de petróleo, que ya venían siendo su principal venta en 2021, generó ingresos sustanciales por la suba de precios por la eliminación discriminada de un competidor, esto le permite al país realizar inversiones en producción estratégicas como por ejemplo los semiconductores.

Esta inversión no solo busca fortalecer la posición estadounidense en la era tecnológica, sino que también anticipa una posible disputa entre China y Taiwán. Teniendo en cuenta que Taiwán es vital actualmente en la cadena de suministro global, Estados Unidos se prepara para un posible conflicto, asegurando su posición en la producción de semiconductores y evitando posibles consecuencias en un mundo cada vez más multipolar. Con la intención de solo querer brindar un ejemplo la idea es comprender como se prepara estratégicamente Estados Unidos ante un potencial conflicto con China, en la posible futura guerra comercial por el dominio de la economía real.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS