9.1 C
Buenos Aires
23.9 C
Beijing
domingo, junio 23, 2024

China y Kazajstán celebran 32 años de relaciones diplomáticas

La República Popular de China y la República de Kazajstán establecieron sus relaciones el 3 de enero de 1992. Multiples aspectos energéticos, económicos y de seguridad.atraviesan la relación entre el gigante asiático y el corazón de Asia Central.

El pasado 3 de enero se cumplió el 32° aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre la República Popular de China y la República de Kazajstán. Si bien pareciera que se trata de un vínculo joven, la realidad es que es una historia que se remonta tan atrás como al desarrollo de la Ruta de la Seda.

Asia Central ha sido altamente relevante a lo largo de su historia. La antigua Ruta de la Seda (de los siglos II-XV) transitaba en gran parte por esas tierras. Sin embargo, durante gran parte de los siglos XIX y XX esta región ha estado bajo la órbita rusa. Esta realidad cambiaría con la disolución de la URSS, lo cual abrió la oportunidad para los nuevos Estados independientes para relacionarse con otros actores. Uno de ellos ha sido China dada su proximidad geográfica.

En general se identifican cuatro tipos de intereses claves en la región. En primer lugar, sus grandes recursos naturales, en especial aquellos relacionados al ámbito energético. En segundo, su ubicación geográfica, donde resulta un puente de conexión entre Asia y Europa. Tercero, el aspecto económico. Y, por último, y en especial en el caso de China, el aspecto de la seguridad y la estabilidad regional.

En el caso de Kazajstán y China ambos comparten una extensa frontera de alrededor de 1,5 mil kilómetros. La relevancia de la estabilidad regional y la seguridad fronteriza tomo mayor relevancia tras la caída de la URSS. Ejemplo de ello es que el antecedente directo de la creación de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) es la firma del Tratado sobre la Profundización de la Confianza Militar en las Regiones Fronterizas en 1996 dando origen a los Cinco de Shanghái que posteriormente, junto a Uzbekistán crearían la OCS en 2001.

El aspecto económico está altamente relacionado con el de seguridad y con la relevancia de los recursos energéticos dado que China ha buscado impulsar el desarrollo económico para asegurar la estabilidad regional y el control del gas y petróleo regional para reforzar su seguridad energética. Asimismo, Kazajstán es el principal socio regional con quien el intercambio comercial ascendió a los USD 31 mil millones en 2022.

China ha invertido asimismo en el desarrollo del sector energético. La empresa estatal China National Petroleum Corporation (CNPC) tiene gran presencia en Asia Central. Una de las rutas más importantes es la tubería China-Asia Central que se origina en Turkmenistán, transita por Uzbekistán y Kazajstán hasta China.

Una de las políticas más relevantes de los últimos años de la República Popular de China es la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR) y está íntimamente relacionada con Kazajstán dado que en 2013, el presidente chino anunció en ese país la política que tiene como objetivo conectar a China con el sudeste asiático, el sur de Asia, Asia Central, Rusia y Europa por tierra, y una Ruta Marítima de la Seda del siglo XXI que conecta las regiones costeras de China con el sudeste y el sur de Asia, el Pacífico Sur, Oriente Medio y África Oriental, hasta llegar a Europa. Formalmente, Kazajstán se adhirió a la IFR en el año 2015 y también forma parte de otra de las grandes instituciones promovidas por China, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (AIIB). Kazajstán posee dos proyectos de esta institución que ascienden al valor de USD 796 millones destinados a la creación de una central eólica y resiliencia económica post COVID-19.

Dos de los seis corredores de la IFR atraviesan el territorio de Kazajstán. El corredor “China – Asia Central – Asia Occidental” une China y la Península Arábiga. La vasta región que cubre sigue generalmente la trayectoria de la antigua Ruta de la Seda y transita por Kazajstán así como por el resto de los Estados de Asia Central. En segundo lugar, el “Nuevo Puente Terrestre Euroasiático” va desde las ciudades costeras chinas de Lianyungang y Rizhao hasta Rotterdam en Holanda y Amberes en Bélgica. El enlace ferroviario de 10.800 kilómetros de longitud atraviesa Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia y Alemania.

Si bien las relaciones poseen varias aristas será interesante ver su evolución en un contexto multipolar donde los vecinos próximos de Kazajstán, Rusia y China, tienen un rol relevante.

+ posts

Asesora en Relaciones Internacionales. Especialista en Geopolítica euroasiática

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS