20.8 C
Buenos Aires
23.9 C
Beijing
lunes, abril 15, 2024

¿Cómo la geografía nos explica la organización política de China?

Qinghai y la meseta tibetana

La altitud, que puede alcanzar una media de 3.962,4 metros, es la que mejor define el entorno físico de la meseta de Qinghai-Tíbet. Salvo mientras permanece la luz del sol, siempre hace mucho frío. Situada en su mayor parte a la sombra de la lluvia del Himalaya, la región es de árida a semiárida. Esto significa que, a pesar de su latitud cercana al Trópico de Cáncer, Qinghai y Tíbet no son tropicales en su mayor parte. Sin embargo, hay zonas a lo largo de sus límites meridionales y occidentales, donde crecen rododendros y plátanos a la sombra de glaciares activos. Esto se debe a las fuertes lluvias y temperaturas asociadas al monzón indio.

Debido a la colindancia de la región con la India y Asia central, la población, la economía e incluso la religión de Qinghai y Tíbet rara vez se han visto afectadas por las de China en el este. Incluso Mongolia tenía vínculos culturales más estrechos con esta región que la propia China. La ganadería y el nomadismo siempre consistieron en formas de vida tradicionales. Hasta la década de 1950, uno de cada cinco tibetanos era monja o monje budista. Los monasterios han sido el centro de la sociedad al menos desde el siglo VIII.

Esta zona continúa siendo considerada un lugar remoto y, en gran medida, despoblado. Cuando las condiciones lo permiten, los chinos han fomentado la migración hacia el oeste de los agricultores de las zonas superpobladas del este. Se continúa con la crianza de animales, y los tejidos de lana constituyen un importante producto, al igual que los artículos de oro y turquesa autóctonos.

Los nómadas zonales viven en tiendas de fieltro de yak. Las casas son de dos pisos con paredes de barro, tierra, ladrillo o piedra inclinadas hacia dentro y suelos de tierra.

Los monasterios desempeñan un papel en las comunidades budistas, las mezquitas en las islámicas. La alimentación tradicional consiste en mantequilla de yak, té, cebada, verduras, yak o cordero

Atando cabos: Del Imperio al Estado

Evidentemente, para crear la «China» política, sigue siendo importante unir sus variadas regiones. El transporte sigue siendo el factor más crucial. A medida que avanzaban los medios para unir el país y sus regiones, se produjo la evolución de una lengua escrita común y valores culturales compartidos. La lengua escrita y la clase burocrática que la utilizaba fueron fundamentales para crear una red de experiencia y valores culturales compartidos que unió las dispares geografías y lenguas habladas de China y vinculó el pasado con el presente.

Dado que los orígenes del imperio chino se encontraban en su interior, las carreteras imperiales fueron inicialmente los elementos más importantes del sistema de transporte. La red de carreteras imperiales fue establecida por primera vez por Qin Shihuangdi (258-210 a.C.), que unió los reinos de China en el 221 a.C. También inició la construcción de un sistema de canales. En la dinastía Song (960-1279 d.C.), los canales unían el valle inferior del Yangzi y las regiones del sur con la llanura del norte de China. Los lagos y ríos naturales también ayudaron a unificar el Imperio chino, con el Yangzi y sus afluentes uniendo las regiones costeras y del interior. Excepto en Qinghai y en la meseta tibetana y Xinjiang, un extenso sistema ferroviario une China y es la forma más común de viajar a larga distancia.

No se puede subestimar la importancia de la televisión y los teléfonos, así como de las compañías aéreas, en la promoción de la visión de los chinos como un solo pueblo y una sola cultura. Su valor en el control político quedó demostrado en 1989, cuando los carteles televisados de «se busca» se emitieron instantáneamente en toda China, y en junio de 1997, cuando la reunificación de Hong Kong se convirtió en un punto de encuentro étnico. Las imágenes y los temas se compartieron simultáneamente con los chinos Han de toda la República Popular, así como en otras partes del mundo.

Organización Política

La organización política ha sido tan importante como la creación de una cultura común. Ningún imperio o estado puede existir sin la cooperación y los medios para imponer el orden entre zonas geográficas y pueblos dispares. Este fue el principal logro de Qin Shihuangdi. Este primer emperador definió las fronteras del imperio dentro de Asia central y estableció leyes comunes para todos dentro de cada sector geográfico del país. En los tiempos modernos, la reunificación de las regiones geográficas de China (a menudo reinos o «estados» históricamente independientes) bajo una ideología comunista común fue uno de los principales logros de los comunistas chinos y del Ejército Popular de Liberación.

La organización política de China ha tenido éxito, en parte, porque reconoce el carácter distintivo de las distintas zonas geográficas. Las grandes ciudades, como Shanghai, Beijing, Tianjin, Chongqing y Hong Kong, tienen un estatus político especial. Asimismo, se han creado ciudades económicas clave a las que se les ha concedido dicho estatus para proporcionar un acceso controlado a la economía menor y al comercio mundial. Por último, zonas geográficas dominadas por culturas y pueblos no Han, como Xinjiang, Ningxia, Tíbet, Mongolia Interior y Guangxi, han sido declaradas (al menos sobre el papel) «Regiones Autónomas». Incluso a nivel local, se suele conceder un estatus especial a las ciudades o incluso a las zonas geográficas que lo requieren para mantener la paz y el orden políticos, un tipo de «gerrymandering» geopolítico.

Dado que los chinos reconocen desde hace tiempo sus distinciones geográficas, parece razonable que enseñemos sobre China con la misma conciencia y sensibilidad hacia la diversidad.

+ posts

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS