23.5 C
Buenos Aires
8.9 C
Beijing
sábado, abril 20, 2024

Comprender la geografía de China : un conjunto de piezas

Comprender la interacción entre un entorno natural y diversos patrones humanos y culturales es un aspecto esencial de la geografía. Para apreciar plenamente la amplia diversidad geográfica y cultural de China, es necesario identificar las características generales que sirven de guía. El término técnico utilizado para describir áreas distintivas es «regiones homogéneas». Hoy en día, «huella dactilar» conlleva la misma idea, es decir, una cosa o lugar que es distintivo. Al igual que los dedos comparten características generales, cada uno tiene una «huella» o patrón único. Este mismo principio puede utilizarse para facilitar la comprensión de culturas y sociedades complejas, como las de China.

Una huella geográfica distintiva puede incluir las siguientes variables: características físicas y medioambientales, como el clima, el suelo, la topografía y la ubicación; patrones históricos y su relación con el entorno natural; las actividades económicas y los recursos que definen la zona en la actualidad.

Una ayuda para comprender la naturaleza de estas huellas digitales serían las tablas que muestran las características comunes (aunque distintivas) de cada región. Una característica importante es la vivienda vernácula (casas construidas sin arquitectos y que reflejan los materiales y condiciones locales), pero actualmente mucha gente vive en edificios de apartamentos, especialmente en las zonas urbanas. La organización social, el transporte y la alimentación son otros aspectos importantes de una huella digital.

La llanura del norte de China

Como su nombre indica, es una zona de topografía suavemente ondulada. Está sujeta a inundaciones, y el agua suele quedarse en grandes charcos y «lagos», ya que no hay lugar para el drenaje. Esto crea marismas y lagos poco profundos, llenos de juncos, que son buenos para la paja y el tejido, así como para las aves migratorias, los peces y los caracoles. Las temperaturas de invierno y verano pueden ser extremas, y las tormentas de polvo son frecuentes. La gran variabilidad del clima hace que sólo haya buenas cosechas tres de cada cinco años.

La llanura del norte de China fue una de las cunas de la civilización china. Allí se formaron las primeras sociedades agrícolas y dinastías. Tradicionalmente, la gente vivía en comunidades dispersas en lugar de en asentamientos nucleados, ya que los alimentos y el agua estaban disponibles en todas partes. La principal necesidad de nuclearse era la de defenderse de invasores y asaltantes. Los primeros yacimientos arqueológicos de «ciudades» se encuentran al pie de las montañas Taihang donde hay minerales y recursos hídricos manejables para todas las estaciones.

Actualmente la llanura de China del norte es una tierra de asentamientos agrícolas dispersos. La industria es escasa o nula, salvo la artesanía autóctona. El agua dulce debe proceder de pozos que a menudo son salados debido al mal drenaje. La falta de relieve topográfico hace que los vientos estacionales sean fuertes y a menudo destructivos. El resultado es que en muchas zonas se han plantado cortavientos para proteger el suelo de los campos de la erosión. La vida en la llanura del norte de China es de autosuficiencia y subsistencia. Se cultiva trigo, algodón, tabaco, cacahuetes, caquis y otras frutas y verduras de temporada. Las viviendas son generalmente estructuras de barro de una sola planta con tejados planos, su organización social consta de aldeas y clanes, y sus alimentos básicos son a base de trigo.

La meseta de Loess

El rasgo más característico de esta meseta es el aluvión (polvo) arrastrado por el viento que se ha acumulado a profundidades de más de 1.000 metros en algunos lugares y que se conoce como Loess. Aunque el loess es rico en calcio y, por tanto, fértil, la aridez general de la región, unida al hecho de que el loess no retiene el agua, hace que los métodos tradicionales de riego y agricultura sean inútiles. Las condiciones ambientales, incluida la gran variabilidad de las lluvias (cuando se producen), hacen que los agricultores rara vez esperen recoger más de dos cosechas cada tres años.

El entorno físico y la ubicación de la meseta de Loess han dado lugar a dos patrones culturales. Uno era la pobreza humana y las comunidades aisladas; el otro, la dependencia del comercio con los pueblos nómadas y los imperios más allá de la Gran Muralla. Desde el punto de vista económico, la meseta ha estado dominada por el comercio y las ciudades comerciales, que han florecido y muerto a medida que cambiaban las rutas y la dirección del comercio. Nunca ha sido una región fuerte en la producción de alimentos.

Como en el pasado, las ciudades clave de la meseta de Loess son las que facilitan el comercio y el transporte hacia y desde el este de China y la Llanura del Norte. Ciudades como Xi’an y Lanzhou son centros comerciales derivados de una economía revitalizada en Xinjiang y los antiguos países soviéticos de Asia central. Sin embargo, en la actualidad el petróleo ha sustituido a la seda como principal producto económico. El petróleo es un recurso importante en Gansu, Xinjiang y el país contiguo de Kazajstán.

Las viviendas típicas consisten en cuevas excavadas en los acantilados de Loess y casas de adobe en las zonas rurales, apartamentos en las zonas urbanas. Los alimentos típicos de la zona son fideos de trigo y col agria.

La costa sureste y Shanghai

Esta región comparte con todo el valle del Yangzi donde domina el agua, los humedales y posee veranos cálidos y húmedos. Sin embargo, la influencia del océano Pacífico, así como el acceso al mismo, hacen que la zona sea distintiva. La corriente cálida del océano crea temperaturas invernales más suaves que en el interior. Además, las montañas cercanas (Huangshan y Wuyi) son favorables para otros cultivos distintos de la acuicultura (arroz, gambas, patos, etc.), que destaca en las tierras bajas. Los climas suaves y las abundantes lluvias hacen que los agricultores de esta zona esperen obtener tres o más cosechas cada año. Algún tipo de alimento, ya sea de la tierra o del mar, es siempre abundante y excedente.

Esta fue la primera región en sentir el impacto de occidente a través de la Guerra del Opio y los «Puertos del Tratado» del siglo XVIII. Es la región con mayor número de misioneros cristianos (cristianos chinos e iglesias cristianas). Está dominado por pueblos étnicos no plenamente identificables como «Han», que hablan lenguas distintas y suelen tener vínculos más estrechos con los chinos de ultramar.

Shanghai es la principal ciudad de esta región. Situada en la desembocadura del Yangzi, es un próspero puerto y un centro de producción de acero, telecomunicaciones, automóviles, equipos de producción de energía, productos petroquímicos y aparatos eléctricos. Al tener una fuerte industria de servicios, la ciudad también se centra en las finanzas y los seguros, el comercio, el sector inmobiliario, el turismo y la información. En la costa, la pesca y el transporte marítimo son industrias importantes. Otras ciudades de la costa también han sido designadas «zonas económicas especiales». En las regiones del interior, el arroz es un importante cultivo comercial, excepto en las zonas montañosas, donde se practica la pesca y la silvicultura. Se cultivan otras especialidades, como el té y los cítricos pero la costa está sujeta a los tifones.

El valle del Yangzi

Separado de otras regiones por montañas y extensos humedales, el Yangzi (Yangtze o Changjiang-«río largo»); sus afluentes y lagos son el centro de la vida y la economía del valle. Los veranos suelen ser calurosos, húmedos y lluviosos a lo largo del río mientras que los inviernos son breves pero fríos.

El valle ha sido tradicionalmente un importante productor de alimentos. El río ha sido el centro de la vida económica, trayendo comercio e influencias de lugares lejanos. Durante el siglo XX, las iniciativas para embalsar el Yangzi han provocado cambios drásticos en el paisaje, la economía y la vida de los habitantes del valle, obligando a muchos a reubicarse.

La pesca y el comercio en barco dominan la vida y la cultura. Ciudades como Chongqing (en la provincia de Sichuan), Wuhan y Nanjiang están impulsadas por economías ligadas al transporte y el comercio por agua, no a la agricultura ni al procesamiento de alimentos. A lo largo del río existen importantes centros de fabricación ya que representa un medio de transporte barato. Hay un gran número de personas que pasan toda su vida en embarcaciones pequeñas o medianas, ganándose la vida trasladando mercancías y personas a través de los numerosos lagos, canales y ríos de todo el valle del Yangzi.

Estas características tan opuestas de los distintos puntos cardinales del país, nos demuestran la morfología y la disparidad existente en cuanto a costumbres, culturas y etnias. No debemos olvidar estas características geográficas y la historia que se generó a partir de esta fisonomía física al analizar u observar el desarrollo de un pueblo tan particular como el chino.

 

Próximamente, seguiremos con más regiones.

+ posts

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS