16.7 C
Buenos Aires
5.9 C
Beijing
domingo, marzo 3, 2024

Dificultades del nearshoring y reshoring de empresas estadounidenses en China

China se ha convertido en un destino primordial para las empresas estadounidenses, y las razones van más allá de la mera externalización de la producción.

China, con su población de más de mil millones de habitantes, ha emergido como un coloso en términos de consumo interno. A medida que las condiciones económicas mejoran para una parte significativa de su población, el poder adquisitivo aumenta, transformando al país en un mercado apetecible para empresas de todo el mundo.

 

Cadenas de Suministro Establecidas

Las empresas estadounidenses se han beneficiado enormemente de las cadenas de suministro bien establecidas en China. Estas no solo son extensas sino también eficientes, y el proceso de reubicarlas es enormemente complejo. La interconexión de fabricantes, proveedores y distribuidores en China es una fortaleza que ha resistido los vaivenes de la política comercial.

 

Abundante Mano de Obra

La oferta de mano de obra en China es una combinación de cantidad y calidad. Aunque históricamente China ha sido conocida por su gran cantidad de trabajadores, hoy también destaca por la creciente disponibilidad de mano de obra calificada. Este factor ha atraído a empresas que buscan talento y destreza técnica.

 

A pesar de la guerra comercial impuesta por Estados Unidos, la cual aparentemente buscaba reducir la dependencia de las empresas estadounidenses de la producción china, las realidades del mercado han demostrado que esta estrategia tiene limitaciones prácticas. Las ventajas derivadas del consumo chino y las sofisticadas cadenas de suministro hacen que cambiar el juego hacia el «reshoring» (trasladar la producción de nuevo a casa) o incluso al «nearshoring» (mover la producción a países cercanos) sea una tarea hercúlea, es decir las empresas estadounidenses ven aún lucrativa la estrategia del denominado offshoring.

 

Opciones Limitadas para el Nearshoring o Reshoring

Condiciones iniciales de China: Cuando China abrió sus mercados, contaba con condiciones iniciales únicas que otros países de la región no tenían. Esto estableció a China como el centro preferido para las operaciones.

Oferta de trabajo cualificado: Ningún país cercano a China ofrece la combinación de cantidad y calidad en la oferta de mano de obra. Otros competidores regionales no cuentan con las condiciones iniciales ni las capacidades técnicas que China ha desarrollado.

EE.UU. y Europa: Ni Estados Unidos ni los países europeos pueden replicar las condiciones que hicieron a China atractiva en un principio. Estos territorios no solo carecen de la oferta de trabajo y las cadenas de suministro, sino que han avanzado hacia economías más centradas en lo financiero.

A pesar de los desafíos, China sigue siendo un destino empresarial excepcional. Su economía real, basada en sectores agrícolas, industriales y de servicios, está en constante crecimiento, con un PIB que se expande a un impresionante ritmo del 5,1%, y expectativas de crecimiento para 2024 situadas en el 4,2%.

+ posts

Especialista en estudios de China contemporánea

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS