El Alto Comisionado de la ONU para los DDHH visitó China
Foto: Xinhua
Michelle Bachelet, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, visitó China luego de 17 años.

Durante 6 días Bachelet se reunió con funcionarios de alto nivel tanto del ámbito nacional como local, representantes de organizaciones de la sociedad, el sector empresarial e instituciones académicas. Además de Beijing, también estuvo en las ciudades de Guangzhou, Kashgar y Urumqi. En virtud de la visita de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los derechos humanos a China, la ONU a través de medios oficiales destaca la “valiosa oportunidad” que fue reunirse con el presidente Xi Jinping y otros altos funcionarios. 

La visita de Bachelet es un nuevo hito en materia de derechos humanos para el país asiático que desde 2020 integra el Consejo de los derechos humanos de la ONU

La reunión con Xi Jinping

El día miércoles 25 de mayo, Xi se reunió con la Alta Comisionada mediante un enlace de video. El presidente en la reunión, expresó que China “ha encontrado con éxito un camino de desarrollo de los derechos humanos de acuerdo con la tendencia de los tiempos y la realidad nacional de China”, según Xinhua.

 Xi destacó el avance en la democracia popular, “promoviendo la salvaguarda jurídica de los derechos humanos y defendiendo la equidad y la justicia social”. Aseguró que el pueblo chino actualmente goza de derechos democráticos más plenos, extensivos e integrales como nunca antes. 

De todas formas, señaló que siempre hay margen para mejorar en términos de protección de derechos humanos. Y que, por eso, China estará abierta a la cooperación en materia de derechos humanos.

Bachelet, agradeció a las autoridades por aceptar la visita y la comunicación directa con el gobierno. También remarcó que la visita le permitiría conocer mejor a China. La ex presidenta chilena expresó su deseo de mejorar la comunicación y cooperación con China para hacer “esfuerzos conjuntos para el progreso de la causa mundial de los derechos humanos”.

La visita a los estudiantes de Guangzhou

En el tercer día de la misión, la Alta Comisionada también pronunció una conferencia ante los estudiantes de la Universidad de Guangzhou (广州大学Guǎngzhōu Dàxué).En la misma, destacó el papel crucial de los jóvenes estudiantes en la toma de decisiones y la necesidad de crear espacios abiertos para el debate. Allí destacó que “una educación en derechos humanos es crucial”. Además insistió en el “increíble poder de la juventud” como uno de los muchos “faros de esperanza”. 

La mirada puesta en la Región Autónoma de Xinjiang Uigur

Medios oficiales de la ONU expresaron que el foco estaría puesto en la Región Autónoma de Xinjiang Uigur. Sobre esta región se concentran las presuntas violaciones de derechos humanos que denuncian ciertos países occidentales como Estados Unidos y Reino Unido así como organizaciones internacionales, tales como Amnistía Internacional. Esta última organización declaró temer que las entrevistas fuesen vigiladas por el gobierno chino. 

Sobre esta cuestión, al final de su visita, la Alta Comisionada sostuvo que no hubo supervisión por parte de los líderes locales en las reuniones.

La respuesta de China

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin (汪文斌Wāng Wénbīn), refutó el día martes las supuestas preocupaciones de Estados Unidos y Reino Unido sobre la visita de la Alta Comisionada Michelle Bachelet. 

Wang sostuvo que estos países han protagonizado una farsa política tras otra, tratando de perturbar la visita. El portavoz señaló que esta misión fue organizada en pie de igualdad entre China y la Oficina de la Alta comisionada para los Derechos Humanos. 

“¿A ellos realmente les importan los derechos humanos, o sólo quieren politizar la cuestión de los derechos humanos y usarlos como un arma contra China?” preguntó Wang, según expresa Xinhua.

Para el portavoz chino el objetivo de estos países sería utilizar esta visita para hacer escándalo sobre la supuesta “cuestión de Xinjiang” y así difamar a China. 

Por último, afirmó que: “lo que realmente les preocupa es que cuando las personas de la comunidad internacional, incluida la alta comisionada, vean la situación real en Xinjiang, sus mentiras inventadas y rumores quedarán desenmascarados y su intento de contener a China utilizando la supuesta ‘cuestión de Xinjiang’ quedará arruinado”.