El Eternauta sigue su eterno viaje para desembarcar en China
Foto: Pablo Coppari
Cuando Oesterheld y Solano López le daban vida a esta historia ¿imaginaron que un día sería publicada en Mandarín?, hoy en el país más lejano a nuestra tierra, la palabra héroe colectivo está en boca de todos.

Quizás es una casualidad del destino o la visibilización de una lucha colectiva, representada en una persona normal, pero no existe mejor momento para que los lectores chinos conozcan la historia del Eternauta: un héroe común que promete sacarse la escafandra para vestir el traje sanitario y contar su historia en Mandarín.

“En estos tiempos en que necesitamos la figura de un héroe colectivo, nuestra intención es difundir en las escuelas chinas esta versión en mandarín”, afirmó el embajador argentino en China, Sabino Vaca Narvaja.

“Nos interesó por la vigencia que tiene su concepto de héroe colectivo y sentimos que era una pena que no existiera una versión china de un trabajo tan importante”, reveló a Télam el responsable de la edición, Zhao Lei.

El editor Zhao Lei trabajando con la obra. Fuente: Télam

La historia de “El Eternauta” en China comenzó hace dos años cuando un grupo de editores independientes lanzó la firma Lucidabooks, con el objetivo de difundir pequeñas joyas de la literatura que fueran desconocidas en el gigante asiático.

En efecto, a partir de un ensayo sobre historietas escrito por Fan Ye, un conocido traductor de libros en español, descubrieron la existencia de una obra que era presentada como la mayor aventura de ciencia ficción del hemisferio sur y el mejor cómic de la historia de la Argentina.

“A medida que logré una comprensión más profunda del entorno político y social de Argentina en ese momento, me sorprendió aún más la metáfora implícita de la obra y su elogio al espíritu de justicia”, explicó Zhao Lei.

“El trabajo de edición fue enorme porque tuvimos que diseñar, una por una, todas las imágenes y sus textos. Con casi 130.000 caracteres, la primera composición tipográfica nos llevó meses y cada ajuste posterior resultó muy engorroso”, reconoció Zhao.

El Eternauta es una de las obras cumbres del cómic mundial publicada en Argentina por primera vez entre 1957 y 1959 bajo el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu.

Esta historia de resistencia popular de un grupo de personas ante una extraña invasión extraterrestre, no le hizo caso al paso del tiempo, tampoco a los idiomas. No es la primera vez que traducen a otro idioma esta historieta, su edición 2015 de Fantagraphics Books para Estados Unidos obtuvo tres nominaciones a los Premios Eisner y ganó en la categoría Mejor colección o proyecto de archivo de tiras de prensa.

El Eternatura en mandarín

​Además, a principios de 2020, la plataforma de streaming Netflix anunció que convertirá El Eternauta en una serie a nivel internacional, aunque aún no se conocen muchos detalles.

El proyecto editorial contó con el respaldo de la Embajada Argentina en China e, incluso, como fue mencionado, existe un proyecto para distribuir la obra en las escuelas de ese país.  “Me pone muy contento la publicación por primera vez en mandarín de una obra maravillosa, que es muy significativa para todos los argentinos. En estos tiempos en que necesitamos tanto la figura del héroe colectivo, nuestra intención es difundir en las escuelas chinas esta versión de ‘El Eternauta’, para seguir reforzando los puentes culturales entre nuestros países”, destacó Vaca Narvaja a Télam.

“Todavía—agregó el diplomático—mantengo pasajes de ‘El Eternauta’ en mi cabeza. Yo salí de la Argentina a los dos años y regresé en el ´89. Y en todos esos años que estuve afuera, a veces en situaciones de no escolaridad o de aislamiento por seguridad, ‘El Eternauta’ siempre me acompañó”.

Finalmente, el embajador argentino en China consideró que la posibilidad de poder difundir la obra de Oesterheld y Solano López en ese país “es una forma de mantener vivo el recuerdo de esos grandes militantes que desde su arte alimentaron la llama de la resistencia y el compromiso como acción transformadora, y de la acción colectiva como el único camino para lograrla”.