18.4 C
Buenos Aires
22.9 C
Beijing
miércoles, junio 12, 2024

El lenguaje propio de la Ópera de Beijing

Después de habernos introducido en el mundo de la ópera china, en este artículo nos adentramos en sus características y particularidades.

En su recorrido, la ópera china fue construyendo un lenguaje propio que dista bastante de las óperas de occidente. Si bien ambas comparten similitudes en las historias que eligen narrar, existen ciertas diferencias claves que notará hasta el ojo más inexperto.

Actores y personajes

Los actores en la ópera de Beijing representan a personajes bien delineados. La rigurosidad que no encontramos en el texto de la pieza, sí la encontramos en el vestuario y el maquillaje que definen a cada personaje.

Una introducción a la Ópera de Beijing

No existe en la ópera China, como en la occidental, un personaje que sobresalga por su voz o su actuación. Las obras, son más cercanas a la Comedia del Arte que a la ópera clásica, se componen por un esquema de personajes que es siempre el mismo. Así como en la Comedia del Arte encontramos a Pierrot, Colombina, Arlequín, Zanni, entre otros; en la ópera China, independientemente del argumento, los personajes se componen siempre dentro de 5 figuras estereotípicas: hombres, mujeres, máscaras, brujo y barbudo.

Estos personajes llevarán siempre el mismo vestuario y maquillaje característico, independientemente de la obra que representen.

Así, es esperable que las obras se construyan desde los personajes para enhebrar la historia. La clave en este caso, para construir historias, es el personaje del cara pintada, quien es el encargado de representar distintos roles dentro de la historia, desde guerreros hasta gobernantes y dioses.

Un dato curioso respecto a los personajes de la ópera es que pese a la posible igualdad de género que presenta la obligatoriedad de un personaje femenino, no fue recién hasta 1870 que se les permitió a ellas subir al escenario. Hasta ese momento el personaje femenino era representado por hombres.

Escenografía y puesta en escena

En la ópera china u ópera de Beijing nos encontramos con una escenografía minimalista para quienes estamos acostumbrados a las grandes producciones de occidente. Sin embargo, minimalista no significa de bajo presupuesto, prueba de esto son los majestuosos vestuarios y el elaborado maquillaje, sino también la intención de empujar al espectador a abrir un escenario imaginario, frondoso e inacabable.

En este planteo, un instrumento puede ser utilizado en un momento como arma, como instrumento musical o como obsequio. Gran parte de este juego recae sobre la imaginación del espectador.

Para anclar significados, se recurre a elementos sonoros onomatopéyicos que, junto con la música que se utiliza como fondo o para la creación de climas escénicos y los cantos de los actores y actrices, constituyen el universo sonoro de la ópera.

Es interesante destacar que la puesta en escena de la ópera china no guarda la rigurosidad literaria de la ópera de occidente, en la cual se debe respetar el idioma original del texto en todos los diálogos y monólogos, que suelen componer un porcentaje mayoritario de cada acto. Podríamos decir que en la ópera de Beijing mucho está librado a la excelencia performativa del actor y a la imaginación del espectador.

Esta característica de la ópera nos abre nuevamente el interrogante planteado por Antonin Artaud en “El teatro y su doble”: el de encontrar el lenguaje propio de las artes escénicas, que en occidente quedó intrincadamente ligado al texto. La cultura oriental ha sabido darle a este arte un código propio, no dependiente de la estructura lógica del discurso. Sin embargo, en la contracara de este logro se posiciona la necesidad de educar al público en el arte de ver arte.

Música en China: la Ópera de Beijing

Durante la Revolución Cultural (1966-1976) se limitaron las representaciones de este arte por considerarse una invasión del capitalismo sobre la República. De este modo, el contacto de las juventudes con el lenguaje de la ópera quedó interrumpido y no fue hasta pasados los años noventa que se comenzaron a promulgar acciones con el objetivo de reconectar este arte con los jóvenes. Para ello, se adaptaron textos del teatro occidental, se modernizó el decorado y en ocasiones se ha llegado a utilizar música pop o cortos de animación.

Sin embargo, más allá de la distancia que separa a la ópera China de la ópera occidental, no es tan distante ni difícil de comprender si uno se sumerge en ella y se permite sentir el encanto artístico de la cultura tradicional china.

+ posts

Actriz y estudiante de la Licenciatura en comunicación social en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

+ posts

Medica

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS