El objetivo de China para el 2060: neutralidad del carbono
Foto: Nikkei Asia
El gigante asiático es el uno de los pocos firmantes del Acuerdo de París que ya le puso fecha a la huella de carbono cero en su territorio. ¿Qué significa esto? ¿Cómo se propone lograrlo el gobierno chino? Y mucho más.

China es el mayor emisor de dióxido de carbono, es el país que más emite el 28% de las emisiones mundiales. También es el gran mercado consumidor de energía fósiles y el mayor emisor de gases de efecto invernadero. La minería y la quema de carbón de China representa la mitad de los que representan estas actividades en el mundo. Además, China es el meyor importador de petróleo y gas. 

Un artículo publicado por el Science Weekly de EE.UU. A principios de año creía que para el 2100, el nivel global del mar podría subir de 0,5 a 1,4 metros. El control de las emisiones de gases de efecto invernadero se ha convertido en el consenso de todos los países del mundo para controlar el aumento del nivel del mar.

“En el mundo el único país que tiene la capacidad de tener como objetivo sobre la reducción de emisiones de dióxido de carbono (Co2), sería China” señaló, el vicepresidente de Asia-Pacífico de Wood Mackenzie, Gavin Thompson.  Mood Mackencie es una reconocida empresa consultora de energía.

China tiene un plan a futuro para 40 años en el que se propone aplicar políticas de reducción de  dióxido de carbono. El esfuerzo apuesta a alcanzar las emisiones máximas de dióxido de carbono para 2030 y lograr la neutralidad de carbono para 2060. 

¿Qué es la neutralidad de carbono? 

Significa que las empresas, organizaciones, o  personas causan una emisión de efectos invernaderos, entonces a través de plantaciones de árboles, ahorro de energía y reducciones de las emisiones de dióxido de carbono se busca lograr el objetivo de la neutralización de carbono. Entonces la neutralidad de carbono, no es no emitir más dióxido de carbono, es hacer que lo emitido, sea absorbido de nuevo por los árboles, a través del proceso de fotosíntesis y alcanzar el objetivo de cero emisiones netas de carbono. Las emisiones netas son las emisiones que sobrepasan la cantidad de árboles que pueden absorber. 

El desarrollo económico pasado demuestra que mientras China está decidida, no hay meta que no pueda alcanzar. El fuerte apoyo a los objetivos y la coordinación local  han demostrado ser muy eficaces para lograr los objetivos económicos. Al igual que con la transformación económica en los últimos 40 años, China también podrá llevar a cabo una transformación exitosa de las emisiones en los próximos 40 años. 

En el mes de noviembre de 2016 los objetivos propuestos en la Cumbre Climática de París, se espera que desde 2051 hasta 2100 se logre la neutralización mundial del carbono. Al mismo tiempo, el promedio de la temperatura media global se controlará dentro de los 2°C desde el nivel preindustrial, y se harán esfuerzos para controlar el aumento de temperatura dentro de 1,5°C. En la actualidad, Estados Unidos, la Unión Europea y China son los principales emisores de gases de efecto invernadero del mundo. 

Si China puede lograr su objetivo de la neutralidad de carbono para 2060, el aumento de la temperatura global se reducirá de 0,2 a 0,3°C para el 2100. La promesa de China es la mayor promesa climática hecha por cualquier país del mundo para reducir las expectativas del calentamiento global. 

Para lograr la neutralidad de carbono, generalmente hay dos métodos: uno es eliminar los gases de efecto invernadero a través de métodos especiales, como la compensación de carbono. El segundo es utilizar energía renovable para reducir las emisiones de carbono. 

¿Qué significa la promesa de China para la neutralización de carbono en 2060?

Significa que se requieren esfuerzos duros y arduos. Es un compromiso sustancial de China para construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad. Para lograr este objetivo, debemos hacer arduos esfuerzos para fortalecer la construcción de una civilización ecológica, acelerar la transformación de la energía y la economía con bajas emisiones de carbono. Es prioritario hacer arreglos generales, lograr el desarrollo sostenible de la nación china y hacer la contribución de China a la protección de la seguridad ecológica de la tierra. La ruta de emisión del escenario carbono neutral en 2060 debe lograr emisiones cercanas a cero en 2050 y construir un sistema de energía sostenible con una nueva energía renovable como pilar. Lograr la neutralidad del carbono para 2060 requerirá arduos esfuerzos para cambiar todos los aspectos del sistema económico social, el sistema energético y el sistema tecnológico. Al mismo tiempo, la transformación también traerá múltiples beneficios sinérgicos a China, como una mayor competitividad económica, desarrollo social y protección ambiental. 

Esto significa que China se ha embarcado en un camino de desarrollo verde. La importancia de la neutralidad de carbono para China se refleja en el hecho de que este no es solo un objetivo para hacer frente al cambio climático, sino también una estrategia de desarrollo económico y social, que destaca la dirección de valor y los objetivos del desarrollo futuro de China, y su núcleo es garantizar la sostenibilidad de la economía y la sociedad. Al mismo tiempo del desarrollo, debemos embarcarnos en un camino de reciclaje verde, bajo en carbono y desarrollo sostenible para lograr un desarrollo armonioso y de alta calidad entre el ser humano y la naturaleza. 

Según Zhang Shuwei, director del Centro de Investigación Ambiental de Zold, China se esfuerza por lograr la neutralidad de carbono para 2060, lo que significa que después de alcanzar el pico de emisiones de carbono alrededor de 2030, deberá continuar reduciendo las emisiones rápidamente durante 30 años. 

En un entorno en el que la nueva epidemia del Covid-19  ha traído enormes incertidumbres a las perspectivas económicas mundiales, China, como la segunda economía más grande del mundo y el mayor emisor de gases de efecto invernadero, se ha propuesto luchar por alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono para 2030. Esto significa que China estará en los próximos diez años logrando una transición profunda a bajas emisiones de carbono en los campos de la energía y la economía.