22.3 C
Buenos Aires
5.9 C
Beijing
miércoles, febrero 28, 2024

El Partido Comunista de China entre tradiciones milenarias y la modernidad

Pocas personas esperaban que después de casi un siglo de revolución industrial y ocupación de gran potencia, China se convertiría en una gran potencia en solo tres años y se embarcaría audazmente en el camino del comunismo. Cientos de países como Sri Lanka, Kenia e incluso Italia han adherido a la nueva Ruta de la Seda, donde China ha desarrollado proyectos de base en todo el mundo.

Esta transformación hubiese sido imposible sin estructuras internas que aseguren que todos los chinos adopten las decisiones de sus líderes y las hagan realidad. Sin el gobernante Partido Comunista, es casi seguro que China, como la conocemos hoy, no existiría.

Los cambios producidos por el PCCH
El Partido Comunista de China fue fundado en 1921 luego del Movimiento del 4 de Mayo, un levantamiento estudiantil que comenzó en Beijing dos años antes. Los manifestantes protestaron por la firma por parte del gobierno del Tratado de Versalles que transferiría el control de la provincia china de Shandong a Japón. Esto fue sentido como un insulto al pueblo chino por dos razones: exacerbar las ya tensas relaciones entre China y Japón, y la imposición de aceptar que el país continúe bajo el poder imperial, como lo venía haciendo durante décadas.

Ante este hecho, los comunistas reorganizaron el partido, surgiendo así protestas y conflictos con el gobierno nacionalista, encabezado por representantes del Kuomintang (o KMT en China). En 1927, la situación se convirtió en una guerra civil cuando los militares mataron a varios manifestantes del Partido Comunista Chino en Shanghai, lo que provocó una reacción nacional contra el Kuomintang. En ese momento, Mao Zedong era el líder del movimiento de resistencia comunista. Consta de varias etapas y II. El choque de ideologías fue interrumpido por la Segunda Guerra Mundial y terminó en 1949, cuando el PCCH comienza a controlar China continental y el establece la República Popular China.
Pilares del Partido Comunista Chino
A pesar de su actitud abiertamente comunista, la revolución liderada por Mao Zedong y sus seguidores tuvo un fuerte componente nacionalista. Su objetivo inmediato no fue construir el socialismo, sino restaurar la unidad ciudadana, su soberanía nacional y el poder de China sobre las potencias extranjeras. Mao Zedong (quien gobernó de 1949 a 1976), se opuso enérgicamente a las viejas tradiciones, alegando que obstaculizaba el progreso social, ya que Confucio abogó firmemente por la mediación y argumentaba que los líderes debían poseer las cinco virtudes: benevolencia, justicia, decoro, sabiduría y responsabilidad. Mao Zedong, por otro lado, llevó el culto a su personalidad como un líder social benévolo que buscaba combinar todas estas cualidades en la práctica.

Estos principios fueron adoptados por el PCCh, quien ha introducido elementos de honestidad y responsabilidad desde el principio. Sus miembros deben ser vistos como un modelo a seguir abnegado y ejemplar.

Independientemente del peso del imperio y la tradición confuciana, el PCCh trajo una novedad a la política del país. Inspirados por las teorías del marxismo, pero sobre todo por el ascenso del comunismo soviético, los comunistas chinos se entregaron al leninismo mientras sentaban las bases de su partido. Su influencia se manifiesta en tres características.

Primero, el PCCh se presenta como un motor de las revoluciones sociales, cuyas transformaciones surgen y se desarrollan al interior de su estructura, cuya principal característica es su organización interna cerrada, jerárquica e inflexible.
Para dar sentido a esta combinación de tradición, teoría política y filosofía, en 1979 el Partido adoptó cuatro principios básicos para guiar sus acciones: seguir el camino del socialismo democrático, salvaguardar la dictadura democrática popular así como la dirección del Partido, la defensa del marxismo-leninismo y del pensamiento Mao. Hasta el día de hoy, estas ideología condiciona las decisiones de los líderes de China.

El complejo eje de poder del Partido Comunista Chino
Como ya mencionamos, su estructura “cerrada, jerárquica e inflexible” heredada del leninismo, se encuentra organizada en torno a un conjunto de instituciones complementarias y mutuamente restrictivas. Hay tres instituciones que se destacan del resto y son fundamentales para entender la dinámica dentro del partido. Estos son el Congreso Nacional del Partido, el Comité Central y el Comité Permanente del Politburó. Todos los poderes se derivan de ellos y están vinculados entre sí por un mecanismo que elige a los miembros. El Congreso Nacional del Partido (CNP) es el eje central del PCCH, y oficialmente la institución más. Dicho Congreso es realizado cada cinco años, y al cual se invita a asistir a los miembros del partido que han demostrado lealtad al régimen, de entre los cuales serán seleccionados los integrantes del Politburó.

El Presidente del país es ni más ni menos que el Secretario General de este Organismo llamado Buró o Politburó. Su mandato es por cinco años, y hasta 2018 (con el gobierno de Xi Jinping) sólo podía reelegirse el Secretario en el cargo por 2 mandatos. El CNP no solo elige al Presidente de la República, sino que desde 1993 este cargo coincide con el de Secretario General del Partido, por lo que en la práctica los miembros de la Asamblea Nacional tienen poco poder de decisión.

El Comité Permanente del Politburó es prácticamente el organismo más influyente de China. Allí aprueban todas las decisiones de importancia nacional y cada miembro es responsable de una o más áreas clave de gobierno. Existe un gabinete de ministros paralelo, individualmente responsable de todos estos asuntos, aunque la última palabra en política exterior, economía o poder legislativo la tiene este núcleo duro del partido, incluido el Secretario General. El Secretario General supervisa además las actividades del Comité Central del Partido, es el miembro de más alto rango del Politburó y del Comité Permanente, y la persona a quién todos los miembros le reportan. Durante décadas, el puesto de Secretario también era el responsable supremo de la Comisión Militar Central, convirtiéndose en el líder del partido, gobierno y las fuerzas armadas. Por si fuera poco, el presidente Xi Jinping ha puesto bajo mando directo el Ministerio de Justicia y Relaciones Exteriores.

Durante la década de 1980, el entonces líder supremo del PCCH, Deng Xiaoping, realizó cambios en la dinámica interna del partido, reemplazando el culto tradicional del líder con un estilo de gobierno colectivista, poniendo más énfasis en las instituciones. La aprobación por un período limitado de dos mandatos fue fundamental para el éxito de las reformas realizadas durante su mandato. Levantada esta restricción, Xi Jinping aspira a convertirse en un líder permanente y a utilizar su influencia en órganos de alto rango del PCCh para asegurar el desarrollo sostenido de las políticas establecidas.
China ahora se está embarcando en una serie de proyectos internacionales que buscan el dominio económico, el precedente histórico, indica que el liderazgo individual socava a los países y sus sistemas políticos, pero en China no han surgido mayores críticas a esta reforma. Esto puede fundamentarse en el apoyo del PCCh o porque Xi Jinping había logrado reforzar los cambios iniciados por Deng Xiaoping.
Con cerca de 90 millones de miembros, el Partido Comunista de China es el segundo partido político más grande del mundo, quienes reciben una educación particular como “Historia de China” y la adopción de cuatro valores fundamentales: patriotismo, colectivismo, socialismo y comunismo.

¿Qué camino seguirá el Partido los próximos años?
Si hay una característica que distingue al PCCH de los partidos políticos de las democracias liberales, es que es el órgano gobernante de China. Esto no quiere decir que no haya otras formas de gobierno en el país, pero la constitución ratificada por el propio Partido Comunista Chino estipula que solo los comunistas tienen derecho a gobernar.
Ante el XX Congreso del PCCh la mayoría del público parece estar a favor de su sistema político, y los expertos dicen que la estabilidad es la base para el desarrollo logrado por el país. China tiene un líder muy respetado que ha traído prosperidad. Además, la sociedad china se identifica con el partido y los miembros del partido son ascendidos de acuerdo a sus méritos según la tradición confuciana. Por lo tanto, no hay un profundo deseo de cambio político en China hoy.

+ posts

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS