El pueblo es la base del Estado
La filosofía china centrada en el pueblo tiene sus raíces en la cultura tradicional china, como se refleja en el refrán “Min Wei Bang Ben”, que significa que el pueblo es la base del Estado.

El dicho apareció por primera vez en la versión del “Texto Antiguo” del Libro de la Historia, un antiguo clásico de China. “Nuestro antepasado Yu el Grande advirtió (un gobernante) debe mantener una estrecha relación con el pueblo; no debe considerarlo insignificante. Ellos son la base de un Estado, y un Estado sólo puede disfrutar de la paz cuando sus cimientos son firmes”.

En el periodo de los Estados Combatientes (475 a.C.-221 a.C.), el pensamiento orientado al pueblo fue desarrollado aún más por renombrados filósofos chinos como Mencio y Xunzi. Esto dio lugar al pensamiento de “el pueblo primero” que propugna el confucianismo.

Mencio afirmó en una ocasión “La esencia de un estado es el pueblo, después vienen el dios de la tierra y el dios del grano (que representan el poder del estado), y por último el gobernante”.

Xunzi comparó a las personas con el agua, y como dice uno de sus famosos dichos “Así como el agua puede hacer flotar un barco, también puede volcarlo”.

La filosofía centrada en el pueblo ha recorrido la historia de China durante miles de años. En los tiempos modernos, el Partido Comunista de China (PCC) ha mantenido su filosofía consagrada de poner al pueblo en primer lugar, que es la clave de su éxito y su futuro.

Bajo el liderazgo del PCC, China busca una modernización centrada en el pueblo. El mejor ejemplo de ello es la campaña masiva de mitigación de la pobreza y la gestión de la epidemia de COVID-19, en la que se han demostrado conceptos y prácticas como “Nadie debe quedarse atrás” y “La gente primero, la vida primero”.