El templo de los ocho inmortales en Xi’an
Foto: Google sites
El templo de los ocho inmortales está situado en la calle Changlefang al exterior de la puerta este de la muralla. Su construcción original data des la dinastía Song (960-1279) cuando se ideó en base a la posibilidad de suprimir unos misteriosos truenos que afectaban a la zona.

El templo se construyó exactamente sobre el lugar donde durante la dinastía Tang se encontraba el Palacio Xingqing, que tenía una bodega famosa. En la tableta de piedra que se encuentra delante del templo está grabado Chang’an Jiu (Bodega de Changan). Esta bodega es famosa en la historia del taoísmo por ser el lugar donde el maestro taoísta Han Zhongli, se encontró con Lu Dongbin (posteriormente uno de los ocho inmortales) y le ayudó a alcanzar el Tao. Como se registra en las Biografías de los Inmortales, Han Zhongli, el patriarca del taoísmo, despertó a Lu Dongbing de su sueño en la Bodega de Changa’an, convirtiéndose posteriormente en su maestro. El templo fue dedicado a la memoria de Lu el inmortal. Posteriormente surgió el rumor de que ocho misteriosas figuras habían sido vistas festejando en el templo, y se pensó que eran los ocho inmortales completamente encarnados. Este fenómeno dió lugar a la expansión del templo para conmemorar su aparición en la tierra.

El templo se divide en 3 partes. Una de ellas contiene 5 salas dedicadas al dios protector Wang Lingguan. La segundo parte contiene dos salas, una de las cuales con las estatuas altamente coloreadas de los 8 inmortales. En la tercera sección se encuentra la sala principal adornada con un fresco que representa personas de la vida cotidiana, ancianos, mujeres, nobles, mendigos, soldados, enfermos, etc., y los ocho inmortales que luchan contra el Mal. En esta sala se hicieron sacrificios por un dios muy venerado: Dou Mu Yuan Jun y también por otros dioses taoístas.

Los ocho inmortales conforman un grupo de deidades mitológico en China, de quiénes se dice que vivieron en la tierra entre las dinastías Tang y Song, viviendo en el monte Penglai. Han sido dedidades de culto en el arte y la literatura; como en un escrito anónimo llamado “Los ochos inmortales cruzan el mar” donde se relata su viaje al aniversario de la diosa Xi Wangmu. Durante la travesía, al llegar al mar utilizan sus poderes para cruzarlo. De allí proviene el proverbio chino #Los ocho inmortales atraviesan el mar, cada uno revela su poder divino”, frase utilizada para decir que las habilidades individuales son fundamentales para lograr un bien común.

Los 8 Inmortales d ela Mitología China. Fuente: wiki fandom

Cada uno de los ocho inmortales representa a la sociedad china en su conjunto, individualmente cada uno de ellos es una faceta de la sociedad que trabajan en conjunto para lograr la armonía. Zhongli Quan representa a los militares, Lu Dongbin a los burócratas, Li Teguai a los enfermos, Han Xiangzi a los sabios, Cao Guojiu a los nobles, Zhang Guolao a los ancianos, Lan Caihe a los pobres y He Xianghu a las doncellas.

Si bien su origen es terrenal han obtenido la distinción de deidades por el cielo, por ello son inmortales. Expertos en las artes mágicas, con habilidades como la capacidad de volar, la ingravidez, la invisibilidad y un total dominio de los cinco elementos. Pero, cabe destacar que estas habilidades conllevan una alta responsabilidad, y por ello podemos decir de ellos que le fue otorgada por el cielo la categoría de inmortales al poseer las mayores virtudes sobre la tierra: compasión, humildad, coraje, humor, justicia, perseverancia y fuerza de voluntad.

Para las dinastías Ming y Qing, este templo se había convertido en uno de los más importantes de la zona y un punto importante de la actividad taoísta. Generaciones de maestros aprendieron aquí las doctrinas taoístas. En el año 1900 cuando la emperatriz Cixi huyó de Beijing ante el ataque de las Ocho Potencias, se retiró a Xi’an permaneciendo en “el primer lugar de los dioses del taoísmo”. Desde entonces, es considerado un lugar oficial de culto.