Fujian: el poderoso portaaviones que estrena la Armada China
Foto: Zona Militar
China ha lanzado el tercer y el más avanzado portaaviones en los astilleros de Jiangnan, en Shanghai. El buque se llama Fujian en honor a la provincia costera oriental.

China ha lanzado el tercer y el más avanzado portaaviones en los astilleros de Jiangnan, en Shanghai. El buque se llama Fujian en honor a la provincia costera oriental y representa un paso fundamental en las aspiraciones chinas por extender el polo de influencia en las aguas del Indo-Pacífico. Se realizó una gran ceremonia festiva con el nombramiento oficial del buque en el astillero Jiangnan, de la Corporación de la Industria de Construcción Naval de China. El evento estuvo acompañado de una nutrida concurrencia de miembros de la Armada y altos funcionarios chinos, entre ellos Xu Qiliang, vicepresidente de la Comisión Militar Central.

El nuevo barco es estratégico para los intereses de Beijing en pos de afianzar su posición en el Mar de China Meridional. Los expertos lo consideran como el portaaviones más avanzado del mundo construido fuera de Estados Unidos. Esto supone una clara advertencia a  la Armada norteamericana, que se erige como principal potencia naval en Asia. 

Según la Armada del Ejército Popular de Liberación el Fujian utilizará un sistema de lanzamiento electromagnético, o catapulta electromagnética. La misma servirá para lanzar aviones de ala fija, esto aumenta la capacidad de combate a diferencia de los dos portaaviones predecesores que usan una rampa para lanzar aviones.

Estos otros dos buques son el Liaoning y el Shandong. Ambos cuentan con un desplazamiento estándar de alrededor de 50.000 toneladas y un sistema de propulsión convencional, al mismo tiempo que un modo de salto de esquí para el lanzamiento de aeronaves de ala fija. El primero fue un buque inacabado con tecnología soviética que Beijing compró a Ucrania en 1998 y puso en servicio en 2012. El segundo, fue construido en China y tiene un diseño básico similar al del Liaoning, pero con mayor capacidad de carga de aviones y diseños optimizados en la superestructura. Se dio a conocer en abril del 2017 y se puso en funcionamiento en diciembre del 2019.

En este sentido, el Fujian marcó un punto de inflexión para China ya que pasó a ser el buque de guerra más grande y poderoso que construyó una nación asiática, con la capacidad de desplazar unas 80.000 toneladas y utilizando tecnología de punta como la catapulta electromagnética, lo que demuestra la capacidad militar del ejército chino en un momento de creciente tensión con Estados Unidos. China ya cuenta con la mayor Armada del mundo en cuanto al número total de barcos, pero todavía carece del potencial militar marítimo de Washington, que cuenta con once portaaviones de propulsión nuclear.

Sin embargo, junto al lanzamiento de Fujian se ponen en debate los reclamos de  sobre Taiwán y el control del Mar de China Meridional, zona que es uno de los espacios marítimos con más litigios abiertos en todo el mundo. Esto se suma también a las crecientes tensiones geopolíticas con Estados Unidos que desde la llegada de Biden a la Casa Blanca fortaleció los lazos con aliados y socios en la región de Asia y el Pacífico. El nuevo gobierno ha conformando el AUKUS (EE.UU, Reino Unido y Australia) con el objetivo de socavar la creciente influencia comercial, militar y científico-tecnológica de Beijing en la región.