22.3 C
Buenos Aires
13.9 C
Beijing
sábado, abril 20, 2024

Horizontes del sueño: un cortometraje de ficción inspirado en China

En diálogo con La Ruta China, Pablo Gómez y Alfredo González, dos realizadores cinematográficos, hablaron sobre la experiencia cultural que significó llevar adelante un cortometraje de ficción en el marco de su tesis en la ENERC Sede Cuyo, en la provincia de San Juan.

“Horizontes del Sueño” es el trabajo final que presentaron Pablo Gómez, Alfredo González y sus compañeros de la carrera de cine de la ENERC (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica) en la Sede Cuyo que se encuentra en la provincia de San Juan. La historia gira alrededor de los sueños que conectan a Raúl (sanjuanino) con Zhou (chino) y los “relatos salvajes” que deben atravesar para descubrir porqué están conectados. A los dos los une el mundo onírico y, también, la cultura china.

Alfredo González (director) señala que esta idea fue ingeniada por Pablo Gómez (guionista y productor). El nombre “Horizontes del Sueño” viene a partir de una persona que tiene problemas del sueño, y en ellos es otra persona, distinta, que vive en la otra punta del mundo, en este caso ese lugar es China. También este nombre estuvo inspirado por el proyecto cinematográfico “Fronteras” del año 2022, el cual consiste en una película donde se vinculan todos los cortos que se hacen desde la ENERC a lo largo del país. La consigna consistía en que si estos cortos se relacionaban con el nombre fronteras garantizaban su lugar en la película.

Cuentan los cineastas que horizontes es también el límite de los sueños. En su cabeza, Pablo quería escribir algo bastante loco, original, la idea principal era que cuando uno de los personajes estaba dormido el otro estaba despierto y si uno despertaba el otro caía dormido al suelo. Ambos en una punta diferente del mundo.

¿Cómo se trabajó con los intérpretes principales para este cortometraje? Pablo cuenta que: “Una vez escrito el guion y elegido, nos hallamos con el gran problema de encontrar actores chinos, eso fue lo más difícil, tuvimos que buscar por todo San Juan. Fuimos a todos los supermercados de San Juan, hablamos con todos los dueños y los familiares. Estuvimos dos meses así y solo conseguimos a un chico que estaba dispuesto, Damián, quien trabaja en un comercio del microcentro sanjuanino”.

Alfredo añade que Damián tuvo muchísima predisposición y su rapidez para aceptar participar les ahorró mucho tiempo de trabajo ya que ninguno de los dos cineastas tenía conexión con la cultura china, ningún conocido, nada. Aun así, siguieron adelante con la historia. Sin embargo, la situación con respecto a la participación de los actores fue compleja en todos los cortos que se presentaron. Las historias eran difíciles y en una particular, por ejemplo, se necesitaba menores de edad para la historia, lo que significa un desafío. Señala que: “Nos pusimos a investigar por todos lados y una de las cosas que encontramos fue el podcast Sinófilos en Internet. Después venía por delante un trabajo de arte bastante extenso”. La producción necesaria para realizar un cortometraje es una ardua tarea, menciona Alfredo, “había que planear, planear y planear”.

Encontrar la escenografía y los lugares que se necesitaban para el corto fueron de las experiencias más complejas pero hermosas que tuvo el corto. La historia tenía 6 locaciones, la mitad era en China, era una casa de campo china, un mercado chino y una oficina de una gran empresa china. “No nos limitemos” era una de las consignas para seguir adelante que tenían ambos mientras cuentan la experiencia. “Las cosas pueden salir bien, pueden salir mal, pero no nos limitemos, que salga lo que salga y le ponemos todas las pilas, vamos para adelante e investiguemos mucho” era una de las expresiones que decía Alfredo durante la producción.

Para construir el guion se salió a buscar todo aquello que tuviera referencia a la cultura china, como los actores fundamentalmente. Estuvieron tres meses investigando, día y noche y con prácticas de inmersión en la cultura china. ¿Y cómo se trabajó con los diálogos? “Fue muy difícil el guion, tuvo 10 versiones y no tuvimos mucho tiempo para presentarlo, lo trabajamos casi a contrarreloj. Un guion lleva mucho proceso, quizás un año o más, nosotros tuvimos unas cuantas semanas. Una vez que fue elegido teníamos que seguir produciéndolo, había que hacerle modificaciones, acoplarlos a nuevas necesidades. Se siguió trabajando un poco más distinto a la idea original porque uno cree que ya está listo, pero cuando se empieza a realizar el montaje la historia cambia completamente porque quizás puede no llegar a gustar como se ven las escenas y se le termina haciendo un montón de modificaciones. Es un proceso que no finaliza nunca, todas las semanas íbamos en un paso distinto”, agrega Alfredo. También fue arduo el proceso de traducción, de doblaje y subtítulos. Ambos contaron que tuvieron que aprender un poco de chino mandarín en el proceso, ya que el protagonista, Raúl, mientras sueña está gritando palabras en chino, tenía que pronunciarlas lo mejor posible.

¿Pero cuál fue el lugar elegido de China donde se desarrollaba la mitad de la historia? Ambos cineastas eligieron la ciudad de Turpan, en la región autónoma de Xinjiang, la cual posee características geográficas y climáticas similares a una zona de San Juan llamada Carpintería. La elección se debió también a que Turpan en invierno es seca, como también lo es en la provincia cordillerana, ya que fue durante el invierno que se realizó el rodaje así que se necesitaba contar con esa precisión. Alfredo menciona que: “Necesitábamos una finca con una casa y Pablo tenía un familiar que nos hizo accesible eso, un lugar muy grande con todo alrededor despejado que nos facilitó tener planos más amplios, que mostraran horizontes. Era una casa típica argentina con una antena así que con efectos especiales logramos modificar algunas cosas para que quede lo mejor posible en poco tiempo. Nos sirvió un montón para logar un parecido a una casa china”. Pablo agrega que también se adornó con faroles chinos típicos del Año Nuevo Chino en el frente de la casa. Las locaciones en China fueron las más difíciles de reproducir, pero era la intención animarse y aceptar el desafío.

Con respecto al mercado chino, el cual es otra locación del cortometraje, Pablo añade que se utilizaron actores que no se les viera la cara debido a la escasez de actores chinos, se tenía que jugar con lo que había. En este lugar participó una familia japonesa que colaboró como extras que visitaban el mercado. Al elenco también se sumó una alumna china de una escuela secundaria que incluso ayudó con la traducción y pronunciación de algunas frases del guion. El mercado chino consistió en un puesto de tomates que se ubicaba en la feria productiva de Capital que pertenecía a un verdulero, quien también formó parte como extra con mucho entusiasmo. A esta locación había que hacerla parecer lo más posible a los mercados chinos populares así que el trabajo visual y de escenografía fue uno de los que más tiempo llevó, pero uno de los que más se lució, ya que era el lugar donde Zhou vendía sus tomates.

La vida luego del cortometraje siguió con la amistad formada entre Pablo y Damián, con quien todos los domingos jugando pool, va conociendo más la cultura china. Alfredo menciona que descubrió muchas cosas interesantes del idioma chino, como sus tonos y pronunciaciones.

En palabras de sus productores, Horizontes es un corto de aventuras, es una leyenda, una fábula, que hace que vayamos con los personajes a cada locación. Es una historia muy positiva, que trata de dejar una pequeña enseñanza. Tiene un principio y un fin, yendo a contracorriente con los cortometrajes de drama que se suelen presentar.

El cortometraje de ficción estará disponible una vez que se estrene el proyecto “Fronteras” y subido a los canales de difusión del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales) para que el público pueda disfrutar de un proyecto de inmersión argenchino realizado por artistas sanjuaninos y apoyado por el Estado. Alfredo y Pablo, nos hacen viajar de San Juan a China en un abrir y cerrar de ojos.

+ posts

Estudiante de Licenciatura en Historia

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS