“Involución”: el término de moda entre los jóvenes chinos
Por:
Foto: Weibo
Un joven conduciendo la bicicleta usando su computadora llevó a muchos chinos y chinas a repensar el futuro. ¿Qué es y por qué explota en las redes chinas el concepto de “involución”?

Una serie de acontecimientos se viralizaron recientemente en la red social china Weibo, poniendo en discusión una de las preocupaciones más latentes de la nueva clase media china, ¿y ahora qué?

El término “nèijuǎn” 内卷 tiene su antecedente en la obra del antropólogo Clifford Geertz, quien en su libro Agricultural Involution (1963), estudia la dinámica agrícola en Indonesia durante el período colonial, observando que el aumento de trabajadores no deviene en crecimiento ni progreso, sino que el sistema se complejiza hacia el interior produciendo estancamiento.

Un usuario de Weibo llamó la atención sobre esto mediante una foto de un joven estudiante de una de las mejores universidades chinas andando en bicicleta con la computadora en el manubrio, buscando maximizar el tiempo de estudio. Otro dibujó la involución del caracter 卷 hasta asemejarse a este joven. Ambas imágenes se volvieron virales.

En una escena de la famosa serie china de televisión ” Xiaoshede” 小舍的 traducida al inglés como A love for dilemma, en la que familias modernas se debaten día a día cómo educar a sus hijos, dos personajes conversan sobre las exigencias del sistema bajo la metáfora de personas mirando una obra de teatro. En un momento alguien se pone de pie, y eso hace que otro lo haga, hay quienes se suben al asiento e incluso a la escalera, pero todos miran la misma obra y en concreto nadie ha cambiado su posición.

Fuente: Weibo

En el contexto chino, “Involución” nombra la ansiedad de la época, que se traduce en gran presión y competencia especialmente en los campos educativo y laboral. Un jardín bilingüe, una buena universidad, un trabajo eficiente… En este sentido, se relaciona con la famosa sentencia de un famoso empresario que sostuvo que había que trabajar 996 (desde las nueve de la mañana hasta las nueve de la noche, seis veces por semana), a lo que muchos respondieron que se trataba realmente de 007.

Involución nombra entonces, haciendo honor a los caracteres (内contenido 卷 espiral) una suerte de bucle donde el aumento de horas o tareas no se traduce en mejoras sino en frustraciones e inseguridades. Xiang Biao, profesor de antropología de Oxford, le llama a esto la mentalidad del último bus, en referencia a que estos jóvenes nacidos en los 90 creen que ha pasado o está por pasar el último bus del día, asentados en una combinación extraña de confucianismo y competencia de mercado que acaso los ponga lejos del hombre mediocre o el medio pelo de Scalabrini y Jauretche.

Lo interesante de este debate es que trasciende las fronteras de China, e incluso del resto de Asia, dejando ver cómo una masa de jóvenes sobre calificados mal pagos, o que oscilan entre el deseo de volverse ricos con ingenio y extremar exigencias inútiles, se muerden la cola. En 2020, según fuentes chinas, los 8.74 millones recién graduados buscaron con dificultad un lugar en el mercado laboral. Como todo lo que viene de allí, impresionan su particularidad y proporción.