La democracia en China: un debate actual e inactual
El debate sobre de la democracia en China se remonta al siglo XIX, sin embargo sigue siendo un tema ampliamente discutido.

En la obra de teatro La casa de té, Lao She – seudónimo con el que se conoce al escritor Shu Sheyu, nacido en Beijing en 1899- pone en escena las actividades de una tradicional casa de té de Beijing. La obra, dividida en tres actos, se sitúa en tres tiempos diferentes: el final de la dinastía Qing (1912), las guerras entre los caudillos militares del norte (1916-1928) y el gobierno del Guomindang (1928-1948). La escenografía muestra el paso del tiempo en el cambio del mobiliario, la comida que se sirve, la ropa que llevan el dueño de la casa, los asistentes, los funcionarios, los militares… Un solo elemento es permanente: el letrero de la pared que advierte “No hablar de asuntos de Estado”,莫谈国事 (Mò tán guóshì). El que no cumple paga su atrevimiento con la cárcel.

Este clásico del teatro político, se escribe luego de la fundación de la República Popular y pone en escena algunos elementos que nos sirven para pensar la democracia en China.

Este tema ha sido ampliamente debatido por las élites intelectuales dentro y fuera de China, por la élite política y la opinión pública.  La idea de reforma política, la libertad de expresión y el rol de la tradición confuciana en la organización social, son cruciales para entender este problema. Repasemos esos elementos.

La década del 80 y el período de reformas

La China que comienza con en el período de reformas impulsado por Deng Xiaoping en la década del ’80 incluye la idea de “democracia socialista”. El nuevo gobierno llega al poder sosteniendo la necesidad de una reforma económica acompañada por una reforma política. Esto permite que algunos sectores reclamen lo que se denominó “la 5° modernización”: la modernización política. Dos episodios marcan la postergación de este anhelo: el Muro de la democracia en 1979 y el episodio de Tianamen de 1989, que consistió en masivas protestas estudiantiles.  Esta etapa culmina en la primavera de 1989.

El movimiento de la Nueva Ilustración

La “Nueva ilustración” es una corriente intelectual que lleva a cabo un debate sobre la modernidad, tratando de pensar una modernidad con características chinas. Su ideario es el de la Revolución Francesa y las democracias liberales occidentales. En la segunda mitad de la década del ’80, el movimiento se fracturó dando lugar a un ala conservadora, absorbida por el Estado, y a un ala radical que se afianzó como oposición política, promoviendo la idea liberal de los derechos humanos y la reforma política orientada hacia la democracia occidental.

El rol del confucianismo

A partir de la década del ’90 algunos intelectuales comenzaron a preguntarse si el modelo de desarrollo occidental es adecuado para la sociedad y cultura china. Existen distintas posturas acerca de cuál es actualmente el rol del confucianismo en la sociedad china, acerca de la relación entre confucianismo y democracia y sobre el vínculo entre confucianismo y derechos humanos. Un punto a tener en cuenta es que las normas confucianas enfatizan lo grupal a expensas de la libertad individual y la autonomía moral.

La opinión pública

En la década del 90 comenzaron a realizarse encuestas de opinión para determinar cuántos chinos ven a la democracia como la forma de gobierno deseable. Así pudo determinarse que la amplia aceptación de ´democracia´ se debe a que se la entiende como ‘la forma de gobierno ideal’ pero también se reveló que el multipartidismo es mirado con recelo, ya que se considera puede ocasionar inestabilidad y pérdida del orden social. La opinión pública china todavía tiene entre sus prioridades el desarrollo económico, la defensa nacional y la estabilidad social.

Actualidad

El presente de la discusión sobre la democracia en China se centra en una fecha muy precisa: el 20° Congreso del Partido Comunista Chino, que tendrá lugar en 2022, con Xi Jinping habiendo cumplido ya dos períodos en el poder y con más de 67 años, la edad contemplada para el retiro de la actividad. Vimos al comienzo de este artículo en La casa de té, algunas cuestiones sobre el sistema político chino que nos abrieron a la reflexión. En la obra asistimos a la caída del imperio y de la dinastía Qin y al inicio de un período de reformas que parece no haber cesado en China. Sin embargo, la llamada “reforma democrática” sabe hacerse esperar.

Fuentes:

M.C. Reigadas, “La cuestión de la democracia en China. Transición democrática, gradualismo, teoría crítica, deliberación”, Ética y discurso

Wang Hui, “El pensamiento chino contemporáneo y la cuestión de la modernidad”

Tu Weiming, “Epilogue: Human Rights as a Confucian Moral Discourse”, Wm. De Bary and Tu Weiming (eds), Confucianism and Human Rights, New York, Columbia Universitty Press.

Zhengxu Wang, “Public support for democracy in China”.