La dinastía Ming: inicios y estancamiento
Foto: Pixbay
Luego de expulsar a los mongoles del Reino del Medio la dinastía Ming gobernó china entre los siglos XIV y XVII. ¿Cómo fueron los años de apogeo de la principal potencia mundial de la época? (y mucho más).

Hacia mediados del siglo XIV, tras el azote de la peste negra, una serie de rebeliones campesinas ponen fin a la dinastía mongola de los Yuan. Un labrador Han, budista, emerge como líder y se convierte en el primer emperador de la dinastía Ming, Hong Wu. 

Para consolidar su poder reparte tierras entre los agricultores, reconstruye canales, restablece relaciones de paz con los mongoles al norte y los timuridas al oeste, y anexa las provincias del sur. Disminuye el poder de los eunucos y restablece el sistema de exámenes, principal método de ingreso a la burocracia imperial confuciana.

Antes de morir nombra como sucesor al hijo de su primogénito, que asciende el trono en 1398 con el nombre de Jianwen. Pero su reinado es breve. En 1403 uno de los hijos de Hong Wu, apoyado por el ejército y los eunucos asesta un golpe de estado y derroca a su sobrino, que según las leyendas huye al sudeste. El emperador Zhu Di

El emperador Zhu Di

Zhu Di, ahora convertido en el emperador, inicia una segunda ola de importantes reformas. Traslada la capital de Nanjing a Beijing cerca de la frontera norte, para lo cual reconstruye el Gran Canal que une ambas ciudades, dirige una campaña de conquista sobre Vietnam para hacerse de sus minas, reconstruye la Gran Muralla para defender al Reino Medio de los sucesores de Genghis Khan que habitan en la estepa mongola, manda a componer una enciclopedia que llega a contener 22.877 volúmenes, ordena la construcción de la ciudad prohibida y envía una serie de expediciones marítimas a través del océano Índico. Logra financiarse a través de los impuestos sobre la agricultura, la exportación de seda y porcelana y un creciente flujo de plata proveniente de las minas del norte de Annam. 

En los puestos claves de embajadas, minas, batallones y expediciones navales coloca a eunucos de origen extranjero o musulmán, como el célebre Zheng He. Estos eran servidores directos del emperador que ingresaban como prisioneros de guerra o tributo de Estados vecinos, sobretodo Corea, las islas Malucas y las islas Ryukyu con la sola condición de su emasculación. Zhu Di incluso conforma una policía secreta llamada Depot Este, formada por eunucos. Las tensiones entre la burocracia confuciana seleccionada por medio de los exámenes anuales y el servicio imperial de eunucos crece hasta constituir una lucha entre facciones que perdurará durante toda la dinastía. 

Uno de los momentos de clivaje de estas luchas facciosas ocurrirá en el tiempo inmediato tras la muerte de Zhu Di, en el que predomina una posición favorable a la burocracia confuciana. La muerte del Almirante Zheng He en altamar, y la pérdida de las minas de Vietnam provocó un debilitamiento de la facción eunuca encargada de dichos proyectos. Esto fue aprovechado por la burocracia Han para poner fin a estos y otros proyectos conducidos por su facción rival. Pero las tensiones continuarán. En 1479, por ejemplo, los confucianos llegarán incluso a destruir parcialmente los anales de las expediciones con el fin de borrarlos de la historia de China.

Moneda de la dinastía Ming

En las décadas siguientes, un cambio en el clima terrestre producirá una mini era glacial que conducirá a la caída en la producción de alimentos, del comercio y el aumento de los ataques de los piratas japoneses en las costas y los mongoles desde el Norte. Éstos constituyeron la principal preocupación y amenaza de la política exterior Ming. En 1448 el último de los grandes Khanes atravesó la Gran Muralla y secuestró al emperador Zheng Tong, en un evento conocido como la Crisis Tumu. A Zheng Tong le sucederá su hermano, pero en 1457 volverá a China y ocupará nuevamente el trono con el nombre de Tianshun. Sin embargo, las amenazas exteriores, el cambio climático y las luchas facciosas continuarán debilitando al Reino Medio hasta finales del siglo, en la etapa que suele llamarse “de aislamiento”. Sin embargo, no será su final y una nueva y novedosa etapa de la historia mundial vendrá a abrirse, en que China ocupará un lugar central.

En conclusión la dinastía de los Ming inició como una revuelta popular contra la dominación extranjera, y tuvo casi un siglo de expansión territorial, marítima, comercial, demográfica y cultural. Pero un cambio abrupto en las condiciones climáticas, la caída del comercio internacional, la intensificación de las luchas de facciones y las constantes invasiones de mongoles debilitaron temporalmente al Reino Medio. 

Próximamente analizaremos la caída de los Ming que dará comienzo a la dinastía Qing.