La vacuna china contra el COVID-19 será un bien público de acceso universal
Foto: Adobe Stock
El canciller Wang Yi le ratifico a sus pares latinoamericanos que la vacuna para el Covid-19 estará disponible para la región.

El Canciller chino Wang Yi, confirmó que su país destinará un fondo de US 1000 millones para que las naciones latinoamericanas puedan acceder a la vacuna contra el covid-19 desarrollada por China y que actualmente se encuentra en la fase III de prueba. 

Desde que comenzó la pandemia, el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19 es  una prioridad que mantiene en vilo a la comunidad internacional. Hasta ahora, las medidas de confinamiento han sido el único método disponible para enfrentar la enfermedad. Pero la dificultad de sostener el aislamiento a lo largo del tiempo sin afectar seriamente el funcionamiento de la economía y el habitual discurrir social, hacen de la vacuna una herramienta clave.

Actualmente hay cerca de 200 grupos dedicados a la tarea de desarrollar una vacuna, 140 de los cuales son monitoreados por la OMS. De esos, hay algunas en fase de prueba. Entre las vacunas más avanzadas se encuentra la SINOVAC-BIOTECH, desarrollada por china, que consiste en partículas inactivas de COVID-19. 

La producción de una vacuna es un proceso largo y complejo que incluye tres fases de pruebas antes de que pueda producirse y aplicarse a gran escala. En la fase I, se prueba en un grupo reducido de humanos (hasta 100), en fase II el grupo se amplía (entre 200 y 500) y en fase III, además de ampliar el número de pruebas a cientos de miles de personas, se hacen test aleatorios y se la compara con un placebo. 

En junio se realizaron en China los ensayos de fase I y II. Los mismos indicaron que la SINOVAC-BIOTECH es segura e induce una respuesta inmune, de acuerdo con un estudio publicado por la revista médica The Lancet. Actualmente se encuentra en marcha el ensayo de fase III que se lleva a cabo en Brasil, en las ciudades de San Pablo, Rio de Janeiro, Minas Gerais, Rio Grande do Sul, Paraná y Brasilia. Se prevé que si las pruebas son exitosas, la vacuna podría estar lista a comienzos de 2021.

La SINOVAC-BIOTECH es una de las cinco vacunas que llegaron a la fase final de prueba en China. 

El gobierno chino declaró en más de una oportunidad que una vez que la vacuna pueda implementarse en China, será compartida con el resto del mundo, ya que es considerada un “bien público de acceso universal”.  

Este punto de vista es crucial para Latinoamérica ya que, según la OMS, es el nuevo epicentro de la pandemia, contando miles de nuevas infecciones y decesos diarios. 

El acceso a la vacuna china para Latinoamérica fue ratificado en los últimos días por el canciller Wang Yi, en una reunión por videoconferencia con sus pares latinoamericanos. En el encuentro que tuvo como objetivo consolidar la cooperación internacional contra el COVID-19 y enfrentar de manera conjunta los retos surgidos de la pandemia, el ministro chino afirmó que “los descubrimientos y la vacuna de China van a estar accesibles absolutamente para todos”. Con ese fin, su gobierno dispondrá de una línea de crédito de hasta US 1000 millones para que los países de Latinoamérica y el Caribe puedan acceder a la vacuna. 

Esta propuesta se da en el marco de un acuerdo entre China y América Latina con el objetivo de intensificar la cooperación con la región y explorar nuevas oportunidades de colaboración mutua. La defensa del multilateralismo y el respaldo a las Naciones Unidas y a la Organización Mundial de la Salud también fueron temas tratados en el encuentro. El ministro Wang aseguró que China está dispuesta construir consensos con América Latina y el Caribe para fortalecer los lazos conjuntos en defensa de la salud pública y la recuperación económica global. La propuesta de cooperación China contempla, según afirmó el Canciller asiático, aspectos como el envío de equipos médicos e insumos de salud,  la intensificación de la investigación en vacunas y el diseño de créditos especiales para promover proyectos de salud pública en Latinoamérica.