Los desafíos chinos en el comercio internacional
Foto: Grupo Alaire
Tras el cese de producción y comercialización por la pandemia y su consecuente crisis de los containers, se suma el conflicto entre Rusia y Ucrania que trajo importantes afectaciones en la comercialización de granos y de energía a nivel mundial. El gigante asiático se debate entre su recuperación económica y no perder el liderazgo en el orden internacional.

La visita de la funcionaria estadounidense Nancy Pelosi a Taiwan, desató nuevos movimientos militares de China que repercuten de manera directa en las rutas comerciales más transitadas del mundo, que a su vez conectan con fábricas de semiconductores y equipos electrónicos del este de Asia y también el paso del transporte de gas natural.

Desde un punto de vista realista, la advertencia de China a barcos y aviones de mantenerse fuera de esas áreas durante los movimientos militares, puede ser considerado como un bloqueo a la isla, ya que en el primer semestre del año pasaron casi la mitad de los portacontenedores del mundo a través del estrecho de Taiwán. Estos cierres perjudican de manera directa el comercio exterior de Japón y Corea del sur.

Durante los primeros días del conflicto se cancelaron aproximadamente 400 vuelos en los principales aeropuertos de Fujian, provincia de China más cercana a Taiwán, y en la actualidad hay 256 portacontenedores en aguas territoriales de Taiwán, suspendiendo la llegada de otras 60 embarcaciones a la isla. A pesar de que aún no es posible cuantificar el impacto de estas medidas, es posible prever que se producirá un importante retraso en las cadenas de suministro, será necesario planificar cambios de ruta, posibles pérdidas de ventas y mayores costos por las horas extras para los trabajadores portuarios y logísticos.

Diferentes empresas estadounidenses están considerando trasladar parte de sus operaciones fuera de China, lo que amenaza las relaciones comerciales de las superpotencias. Un ejemplo fue la noticia de que Apple planea fabricar relojes inteligentes Apple Watch y ordenadores portátiles MacBook Pro en Vietnam, un movimiento que sigue una tendencia general de los últimos  años de trasladar parte de su producción de China a este país del Sudeste Asiático.

En ese marco el gigante asiático se enfrenta a crecientes desafíos en el comercio internacional de servicios, ya que como consecuencia de los rebrotes de COVID-19 la movilidad y la logística internacional se vieron frenadas lo que produjo un debilitamiento de la demanda externa.

Según el viceministro de Comercio, Sheng Qiuping “Algunas empresas de comercio de servicios se enfrentan a retos como la insuficiencia de pedidos y el aumento de los costes y sus expectativas de negocio son inestables”, dijo Sheng antes de la próxima Feria Internacional de Comercio de Servicios de China. “En particular, las pequeñas y medianas empresas, que tienen una capacidad relativamente débil para protegerse de los riesgos, se enfrentan a una mayor presión para sobrevivir”.

En medio de una lenta recuperación económica mundial, China busca retomar los índices anuales de crecimientos planificados para este período, sin embargo el Banco Popular de China recortó sus tipos de interés de referencia para reactivar la recuperación. Según Sheng, “China acelerará su ritmo de reapertura y promoverá una lista negativa para el comercio transfronterizo de servicios ya que el déficit del comercio de servicios del país alcanzó los 7.900 millones de dólares en junio, el mayor desde diciembre de 2021”.

Un superávit que se mantiene

Durante el mes de Julio el repunte del comercio internacional elevó las exportaciones chinas denominadas en yuanes un 16,6 % interanual, según datos oficiales publicados por la Administración General de Aduanas. Las ventas al exterior se incrementaron un 23,9 % hasta los 2,24 billones de yuanes (331.927 millones de dólares, 326.051 millones de euros). Este ritmo de aumento no fue acompañado por las importaciones (+7,4 %), que se ubican en los 1,56 billones de yuanes (230.969 millones de dólares, 226.880 millones de euros).

Según el Banco Goldman Sachs las exportaciones se concentraron en los automóviles, productos de acero y textiles. En el caso de los autos y los productos de acero, la exportación subió 64% y 41,2% anual, respectivamente. En lo que respecta a los destinos, se percibe un  crecimiento en los diez países pertenecientes a la Asociación de Naciones de Asia Sudoriental (Asean, por sus siglas en inglés) y los 27 de la Unión Europea donde se incrementaron 33,5% y 23,2%, respectivamente.

Variación de la balanza comercial China (2010 – 2021)

Fuente: DatosMacro

Los intercambios con otros países suman en total unos 3,81 billones de yuanes (562.897 millones de dólares, 552.931 millones de euros) en el séptimo mes del año, generando a China un  superávit comercial en julio de 682.690 millones de yuanes (100.957 millones de dólares, 99.169 millones de euros), un aumento de nada menos que un 88 % con respecto al mismo mes de 2021.