“Miss Kicki”: una peli que nos hace viajar por Taiwán
En esta ocasión, te recomendamos otra película para ver y debatir sobre el amor, la familia, los vínculos entre madre- hijo, las diferencias culturales y mucho más.

Miss Kicki es una película  sueca del año 2009 dirigida por el director noruego Hakon Liu. Se trata de un drama que relata el caso de Kicki, una mujer de negocios  que  regresa a Suecia para su cumpleaños. Allí se encuentra con su madre quien ha criado a  su nieto durante gran parte de su vida.

Debido al enorme vacío familiar, le recomienda que haga un viaje con Viktor para mejorar las relaciones entre madre-hijo. Así deciden viajar a Taiwán donde Kicki espera conocer en persona a Chang, un empresario de Taipéi con quien ha mantenido una relación virtual a la distancia.

Viktor por su parte, inmerso en una ciudad y una cultura completamente desconocida, conocerá a un joven llamado Didi (como la empresa china de transporte). Junto a él, logrará hacer más llevadera su estadía y forjará una amistad impensada.

Sin embargo, no todo es color de rosa. Kicki deberá evaluar si ella misma desea pasar tiempo con su hijo realmente y achicar la distancia que los separa o si por el contrario, fue solo una excusa para ver cara a cara a su amor.

Por su parte, Viktor profundizará su relación con Didi, su conexión se vuelve más íntima al punto que deja vislumbrar algo que trasciende una mera amistad  y nos  hace pensar si hay un sentimiento de amor entre ambos. Al igual que con “Looking for Rohmer” la película no nos habla necesariamente en un “lenguaje” franco o directo como de costumbre sino que deja la puerta abierta para posibles interpretaciones o debates en cada espectador.

Quizás la película  intenta demostrar la complejidad en el plano afectivo y que muchas veces, no todo se divide en una relación heterosexual u homosexual, sino que asistimos a una amplia gama de matices.

Miss Kicki nos introduce en esta gran urbe mostrándonos, entre otras cosas, la hospitalidad del ciudadano al recibir a un extranjero, los suburbios junto a sus peligros y  la cultura del té. También nos muestra la importancia que se la da a mantener las apariencias o evitar “perder el rostro”. Chang es un hombre de negocios con familia y  quería mantener una doble vida sin que Kicki lo sepa, lo que desencadena una terrible decepción en ella.

La película fue presentada en el Taipéi Country Film Festival en 2009. Aunque Suecia reconoce sólo a la República Popular China, mantiene buenas relaciones comerciales y culturales con la isla, incluyendo el ámbito cinematográfico. En resumen, Miss Kicki es una opción a la que se le debe dar una oportunidad.