Nuevas relaciones matrimoniales al este de China
Como parte de los tiempos que corren, China ha empezado a experimentar algunos cambios en sus tradiciones en relación al matrimonio y la política de hijo único.

En el año 1979 se estableció la “Política de un hijo por pareja” para la áreas urbanas con la finalidad de establecer un control poblacional en función de los objetivos de desarrollo y crecimiento del país. 

La medida, que había generado polémicas por su aplicación, trajo aparejado el apoyo de la población y el logro de los indicadores socio-económicos más importantes a nivel mundial.

Si bien la política en cuestión forma parte de las cuestiones a revisar, en el año 2020 fueron las áreas rurales las que dieron la nota en torno a la aparición de una nueva forma de “matrimonio moderno”. 

Particularmente en las áreas de Jiangsu y Zhejiang es donde se evidenció esta nueva forma de matrimonio en donde las parejas siguen viviendo con sus familias y pueden tener hasta dos hijos siendo cada uno portador del apellido materno por un lado y paterno por el otro. 

Según el abogado local, Du peng, esta nueva forma responde a la necesidades de las familias en poder satisfacer sus necesidades emocionales y financieras sin poner en peligro sus tradiciones familiares y sin generar sobrecargas a ninguna de las partes. 

Así mismo, señala que el origen de esta nueva forma de matrimonio está relacionado con la nueva dinámica laboral y social que en el marco de una creciente escasez de personas que puedan contribuir al cuidado de los niños y las niñas, obligan a los padres y madres a tener que considerar a sus familias para emprender las tareas de cuidado.

En opinión de Luo Ruixue, esta nueva forma de matrimonio contribuye al movimiento que comienza a liberarse de las tradiciones matrimoniales que ponían a los hombres como la columna vertebral de la familia. 

Para la especialista en género, todavía resta mucho por lograr y avanzar en materia de igualdad, pero sostiene que frente a los cambios económicos y sociales que conducen a nuevas formas y niveles de vida, se están gestando nuevas relaciones matrimoniales que pueden constituir la antesala de cambios mayores.