10.6 C
Buenos Aires
13.9 C
Beijing
sábado, mayo 25, 2024

Panel interamericano discutió en Chile desafíos y preguntas sobre EE.UU. y China para la región

Con expertos de Chile, EE.UU., Brasil y China se realizó el seminario “América del Sur, Estados Unidos y China: desafíos y preguntas”, abarcando las cadenas globales de valor, el diálogo, y la confianza, entre otros temas de actualidad.

El pasado martes 24 de octubre se celebró, en Santiago de Chile, el seminario “América del Sur: desafíos y preguntas”, organizado por el Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC) de la Universidad Andrés Bello. Participaron expertos de diversas nacionalidades y formaciones académicas, como el ex embajador de Chile en China y actual director del CELC, Sr. Fernando Reyes Matta; el Dr. Evan Ellis, del U.S. Army War College; el Dr. Marcos Cordeiro, de la Universidad Estadual de Sao Paulo; la Dra. Barbara Stallings, de la Universidad de Brown; Osvaldo Rosales, ex director de la División de Comercio Internacional e Integración de la CEPAL; y finalmente Carlos Monge, doctorando en Relaciones Internacionales de San Tiago Dantas. Virtualmente, desde Beijing, se incorporó la Dra. Yue Yunxia de la Chinese Academy of Social Sciences. Todos expusieron sus perspectivas sobre el futuro de la región sudamericana en sus relaciones con dos de sus socios más importantes, a saber, China y Estados Unidos, considerando la rivalidad que ambos han venido desarrollando en los últimos años.

Yue abrió el seminario abordando la inserción de Sudamérica en las cadenas globales de valor (CGV) en función de la relación con EE.UU. y China. Se trataría, a su juicio, de una posición latinoamericana de muy baja participación, y asimismo heterogénea, pues Sudamérica se ubica en las fases iniciales de la cadena, mientras que los países del Caribe se concentran en las fases finales. Sin embargo, Yue afirma que China ha significado para Sudamérica un incremento en su conexión a las CGV, rescatando que hay muchas oportunidades para una mayor cooperación manufacturera regional tanto con China como EE.UU., en vez de una competencia desatada.

El diálogo y la confianza, para Ellis, son importantes en este hemisferio de frecuentes malentendidos y competencia entre ambas potencias; sin embargo, llama a redefinir ésta última reconociendo la capacidad de agencia de la región, pues no se trata de una lógica de Guerra Fría en que la región observe pasivamente y abandone sus principios. El interés de EE.UU. sería que Latinoamérica logre gestionar soberanamente sus oportunidades y amenazas, especialmente en materia de narcotráfico y migración. Asimismo, indica Ellis que EE.UU. no pretende prohibir las relaciones con China, sino que se reconozcan sus riesgos como el control monopólico de los commodities y las cadenas globales de valor, y se reflexione sobre la sinceridad de la cooperación de beneficio mutuo y la insuficiente transparencia política de Beijing.

Luego, Marcos Cordeiro sostuvo que Brasil tiene “su cabeza y corazón” muy cerca de EE.UU., pero también “su billetera” muy cerca de China. Sin embargo, señala que el acercamiento de Latinoamérica a China se debe justamente a la migración de las CGV hacia el gigante asiático, provocada por la desindustrialización que causó el neoliberalismo y la globalización impulsada y dirigida por EE.UU. en los noventa. Asimismo, señala Cordeiro, responde a que las iniciativas energéticas como América Crece (de EE.UU.) o la Build Back Better World (del G7) aún no se implementan, y que el llamado del Banco Interamericano de Desarrollo a crear CGV en la región “no llegó más abajo de Oaxaca”. Pese a ello, Brasil sería un ejemplo de la posibilidad de relacionarse con ambas potencias, representando uno de sus intereses principales de política exterior, cuyos objetivos destacan el desarrollo, la industrialización verde, el combate a la miseria y la desigualdad. Para ello, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil brinda, según Cordeiro, un espacio para muchas posibilidades de cooperación con ambas potencias.

 

Evan Ellis y Marcos Cordeiro (Fuente: Sonia Tamayo / Internacional UNAB)

China pasó de ser un socio marginal a uno principal de Sudamérica mediante un comercio dinámico, según Rosales, y ahora cada punto de crecimiento chino es más significativo que cada punto de EE.UU. Considera también que el mensaje de Ronald Reagan de entender al Estado como el gran problema ha sido refutado, pues Joe Biden sostiene que cumple un rol económico fundamental, llegando incluso a desatar con él una auténtica “guerra de subsidios”, especialmente en la competencia por la electromovilidad, donde China tiene hoy un “destacadísimo” primer lugar a nivel mundial. Esto último es un sector esencial para la transición energética, la cual representa para Rosales “el desafío de los siglos”, debido a la amenaza del cambio climático. Por último, el economista indica que la integración sudamericana es un desafío para que puedan concurrir sus propios intereses con los de EE.UU. y China en materia de las CGV globales y regionales, siendo una región marcada por la priorización de canales bilaterales y la implementación de políticas generalmente descoordinadas y fragmentadas, poniendo por ello en duda si existe realmente un “Triángulo del Litio” de visiones comunes entre Argentina, Bolivia y Chile. Un buen camino sería, para Rosales, la creación de instituciones estables y reglas claras de comercio e inversión, con altos estándares, todo lo cual requiere de mucha coordinación regional.

Por su parte, Reyes Matta complementó que la electromovilidad constituye un “cambio civilizatorio”, de la manera que lo hizo el petróleo en el siglo XX con el consiguiente replanteamiento de las ciudades, y la creación de autopistas y estaciones de servicio. Siendo China un líder en aquella y otras áreas tecnológicas como la agroindustria, señaló que EE.UU. no está entendiendo que Latinoamérica sí es capaz de dialogar con ese país según sus propios objetivos e intereses, y que China ha demostrado que la modernización no significa necesariamente occidentalización. Sin embargo, advierte el ex embajador que China está reformulando profundamente sus objetivos, apostando por estimular sus mercados internos, pero aún sin la certeza de tener el dinamismo esperado, o si la demanda de productos chinos será la proyectada, lo cual tensionaría la relación entre la planificación económica y la conducta de los mercados.

Carlos Monge, Marcos Cordeiro, Barbara Stallings, Fernando Reyes Matta (Fuente: Renzo Burotto)

La siguiente mesa comenzó con Stallings sobre las presiones abiertas y aquellas “bajo la mesa” por el alineamiento global, como rasgos propios de un conflicto entre potencias hegemónicas. Propuso que la región tenga una mayor iniciativa con China para diversificar sus relaciones al máximo posible, manteniéndolas a buen nivel junto con las de EE.UU., aunque reconociendo que algunos países tienen menos autonomía u oportunidades de diversificación que otros en la región, como México por su alta dependencia de EE.UU. No obstante, Stallings indica que EE.UU. ha pagado un alto precio por el crecimiento de la presencia comercial china en la región, aunque la Inversión Extranjera Directa de China está bajando en comparación al periodo 2016-2022, lo que sugeriría que no está en condiciones de participar como antes. Asimismo, sostiene que la política exterior de Biden del “patio pequeño de vallas altas” ha prestado poca atención a Latinoamérica. Mientras tanto, Chile, por su parte, estaría acercándose a “un nivel peligroso de dependencia con China”; Colombia está aumentando sus proyectos con China; y Brasil, con una importante inversión china en el sector energético, se ha convertido en su socio más importante de Latinoamérica. Concluye advirtiendo que las bajas tasas de crecimiento en la región “pueden borrar logros de décadas”, exacerbadas por un contexto internacional de polarización y desafíos geopolíticos.

Carlos Monge, Marcos Cordeiro, Mónica Ahumada, y Renzo Burotto (Fuente: Sonia Tamayo / Internacional UNAB)

Finalmente, Monge resalta que EE.UU. y China siguen conversando en privado mediante un “subdiálogo” diplomático, para luego hacer una distinción entre Brasil y Chile en su aproximación hacia China: mientras Brasil tiende a favorecer las inversiones pero evitar los acuerdos de libre comercio por su tradición autonomista, Chile se ha mantenido como un “corredor libre” en la región, especialmente respecto de Mercosur, tras desarrollar un “bilateralismo de rasgos fenicios” con China por la centralidad del libre comercio. Sin embargo, señaló el doctorando, Chile habría impuesto restricciones de inversión a la empresa china Tianqi que, a pesar de haberlas aceptado, no se le han exigido a otras empresas del rubro del litio. Por otra parte, debatiéndose entre un escenario de desglobalización o de “globalización administrada”, y citando a Yan Xuetong para desechar la existencia de un orden multipolar por uno marcadamente bipolar, Monge argumenta que la preocupación de EE.UU. por las políticas exteriores de Sudamérica, como en el caso de Chile, es solamente de carácter coyuntural, pues tienden luego a pasar a la marginalidad dentro de su agenda. Pese a ello, sostiene que China no estaría dispuesta a asumir las múltiples obligaciones tácitas que implican ser la primera potencia mundial, por ejemplo, en materia de provisiones y servicios, aduciendo principalmente a obstáculos económicos. Asimismo, Monge señala que ni EE.UU. ni China estarían dispuestos a asumir que la fuerza hegemónica actual es un orden bipolar, mientras que tampoco sería aplicable a esta rivalidad una mentalidad de Guerra Fría. Por su parte, EE.UU. no ha sido capaz de ofrecer una alternativa a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, y durante la pandemia de COVID-19 tampoco fue capaz de ofrecer vacunas, asegurando virtualmente la totalidad de sus dosis para su propia población. Finalmente, la pandemia ha profundizado los déficits fiscales, restringiendo con ello los márgenes para negociar con el Fondo Monetario Internacional, lo que ha implicado mayores riesgos económicos a nivel regional.

 

+ posts

Licenciado en Historia y estudiante de Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS