12.1 C
Buenos Aires
22.9 C
Beijing
sábado, julio 13, 2024

Pasiones que unen: o cómo el fútbol nos regala un lenguaje universal

Santiago Notarfrancesco, especialista radicado en Guangzhou, compartió con La Ruta China la divertida anécdota que protagonizó junto a un entusiasta del sentimiento popular argentino en el delta cantonés.

Un cordobés entra en una zapatería. Viene caminando por las calles de Guangzhou, a 20.000 kilómetros de su hogar, cuando lo sorprende aquella famosa canción del potro Rodrigo. Se deja guiar por el destino y el resto es noticia viral: lo recibe un fanático de la celeste y blanca que, más allá de las palabras, logra comunicarle su pasión por Argentina. Esta historia le ocurre a Santiago Notarfrancesco, abogado especializado en China contemporánea, quien actualmente se encuentra en Guangzhou realizando un máster en la Universidad de Jinan. La anécdota, comentada y celebrada en las redes sociales hacia fines de septiembre, sirvió como disparador para ilustrar esta incipiente pero sólida afinidad que ya comienza a palpitarse entre ambas naciones.

“Fue una situación espectacular” comenta Santiago. “Yo estaba recién llegado y salí a mirar las vidrieras de un shopping al lado del consulado argentino. Entré a una tienda de indumentaria deportiva y me impactó escuchar la canción de la Mano de Dios, porque soy cordobés” señala. Tras la emoción, su primer impulso fue repetir la entrada en el comercio para enviarle un video a su familia.

“Era muy loco escuchar la canción en pleno centro de Guangzhou, y cuando el vendedor notó que yo la reconocía se acercó para mostrarme sus tatuajes” recuerda Santiago. El vendedor en cuestión se llama Zeng Yi Neng (曾艺能), Batigol para los amigos, quien pareciera ser un criollo al que la providencia hizo nacer en tierras cantonesas. Hincha de Argentina y de Boca, Yi Neng lleva con orgullo tatuajes de Maradona, de Riquelme, y naturalmente también de Gabriel Batistuta.

“Es impresionante cómo su historia le llegó muchísima gente, siendo una persona que ama nuestro país y que sin hablar el idioma está súper conectado y comprometido” explica Santiago Notarfrancesco. “En los últimos meses hemos construido una amistad muy linda en la que nos entendemos más allá de las palabras, y compartimos códigos comunes” destaca el cordobés. Para él, la anécdota permitió que muchos argentinos pudieran observar a China bajo una nueva luz de corte popular, distinta a la que tiene la gente involucrada en el universo de estudios sobre China. “Creo que impactó sobre lo masivo, lo futbolero y argentino, algo que nos ayuda a trascender los prejuicios contra los que nos enfrentamos quienes buscamos construir puentes entre ambos países” señala el sinologo.

La historia de Bati, comenta Santiago, nos muestra a los chinos como personas iguales a nosotros en lo esencial, con sentimientos y pasiones semejantes: “Además tenemos cuestiones identitarias que son comunes a los países en desarrollo, como las etapas de colonización y un legado de resistencia, algo que nos hace sentir igualados y hermanados”.

 Herramientas para pensar fuera de la caja

Entre varias otras cosas, Santiago Notarfrancesco también es autor de un libro que explora las potencialidades en el vínculo de Córdoba con la República Popular. Actualmente trabaja en el desarrollo de una plataforma comercial llamada Negocios con China, donde profundiza en la especificidad de los requerimientos formales y culturales que implica la asociación comercial con el gigante de Asia.

“Estando acá”, explicó Santiago, “lo que veo es un país apasionante, cuyo proceso en las últimas 3 o 4 décadas resulta único en la historia de la humanidad”. A través de estudiar y entender este proceso, sostiene, es posible incorporar muchas herramientas para analizar los problemas locales y pensar por fuera de la caja. “Yo estudio China siempre pensando en Argentina, no porque crea que tenemos que hacer lo mismo sino porque nos permite acceder a una mirada pragmática e innovadora, muy vinculada con la realidad y la historia del pueblo, que demostró ser efectiva para transformar la realidad de un enorme país”.

Según el especialista, el desafío en los próximos años es encontrar una solución argentina para los problemas argentinos que no sea copiada ni pegada de cualquier lugar, pero que tampoco ignore a una vía de transformación muy exitosa que brinda ejemplos prácticos y continúa deslumbrando al mundo. “Estoy acá en China siempre pensando en Argentina”, cerró Santiago, “porque es mi tierra y el lugar en el que quiero construir”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS