¿Por qué EE.UU. critica la incursión de China en América Latina?
Foto: TeleSUR
A medida que se agrava la crisis del modelo hegemónico unipolar los EE.UU. desde su gobienro se critica el acercamiento de China a países de América Latina.

A EE.UU. y sus estructuras militares como el US Southern Comand al parecer le incomoda el acercamiento que ha venido realizando en los últimos años el Gigante Asiático en América Latina en la esfera geopolítica y económico-comercial. Se destaca que en la actualidad China supera ampliamente a las inversiones hechas por los estadounidenses en muchos países del continente como Brasil, Perú o Chile donde es su principal socio individual. Las declaraciones se dan en una audiencia del Senado específicamente en la Comisión de Servicios Armados, la portavoz de estas declaraciones es la general de cuatro estrellas y actual jefa del Comando Unificado del Sur Laura J. Richardson que cataloga a China como un “competidor estratégico”, declaraciones muy a tono a las hechas por la OTAN en la reciente Cumbre celebrada en Madrid, España. En esa ocación la organización militar declararó a China como un “desafío” en su llamado Nuevo Concepto Estratégico.

El analista cubano Ángel Guerra Cabrera señala algo muy importante y que se evidencia: “Hay Una pérdida de influencia en el mundo en general, hay una crisis de hegemonía, o sea, el mundo ya es multipolar y Estados Unidos se resiste a aceptarlo y en América Latina en particular se ve una situación de rebeldía, de independencia”.

Resulta evidente que para EEUU representa un desafío de carácter geopolítico y estratégico-militar el ascenso de China en la esfera económico-financiera como principal economía mundial (además de ser el mayor acreedor de EEUU) y su fuerte cooperación con gobiernos de la región entre los que se destacan Cuba, Bolivia, Venezuela, Nicaragua. Muchos de estos países participan en el megaproyecto comercial (portuario y marítimo) de la Iniciativa de la Franja y la Ruta que lleva acabo el gobierno de Xi Jinping; según fuentes de la misma comandante del US Southern Comand “21 de los 31 países” a los que el Comando tiene rango acción ya forman parte de esa propuesta que está en desarrollo. A los EEUU no le agrada ni le conviene (y eso lo saben los grupos de poder de ese país) el acercamiento porque ve mermada su esfera de influencia tanto política como económica.

Ellos llaman a esta región su “vecindario compartido” y argumenta la general Richardson ante el senado que la región “está bajo el asalto de una serie de desafíos transversales y transfronterizos que amenazan directamente a nuestra propia patria”. La portavoz señala de manera directa a China y Rusia como “factores de inestabilidad y depredación económica en la región”. Demuestra de manera arrogante la vigencia de la vieja doctrina Monroe que señala este espacio territorial del sur del continente de América como “patio trasero” y que cualquier intervención europea, asiática, africana será considerada intervención o injerencia.

América Latina es un espacio geográfico cercano a los 19.200.000 m2 y con una población cercana a los 650 millones de habitantes, este continente cuenta con grandes capacidades en recursos energéticos y minerales que le dan un carácter estratégico para el desarrollo de cualquier modelo de producción futuro. Cuando la energía en el mundo se esté agotando muchos de los países de América Latina contaran con recursos entre los que se destacan hidrocarburos, agua, tierras raras, bosques y biosfera. Esto le da un carácter importante y apetecible para su dominación como lo ha hecho EE.UU. desde mediados del siglo XIX donde ha participado y promovido golpes de estados, regímenes dictatoriales,  y magnicidios de presidentes como Salvador Allende para mantener el control y favorecer a sus empresas transnacionales en la extracción de sus recursos naturales.

Los estadounidense y los lobbies de poder detrás del gobierno de turno sea demócrata o republicano harán todo lo posible por socavar las relaciones de cooperación y de amistad que dirige China para América Latina. EE.UU. se plantea el control del territorio porque es una zona “muy rica en recursos minerales” y en medio de la tensión energética por el conflicto de Ucrania y las sanciones al petróleo y gas ruso países de América Latina. Países como Venezuela pueden suplir su demanda posicionándolo sólidamente en la esfera geopolítica y seguir su arremetida contra China y Rusia que son sus objetivos estratégicos. Indudablemente existe una nueva realidad en el continente, muy diferente a la de hace 30 años; los gobiernos de izquierda inclusos de derecha también acentúan su autodeterminación y soberanía priorizando las relaciones comerciales y económicas con el gobierno que dirige Xi Jinping a pesar de las críticas. Esta realidad nos dan un panorama muy alentador para China y los países de la región, y se genera un claro mensaje a los EE.UU. de que el mundo multipolar y pluricentrico ya es una realidad.