Promoción del desarrollo verde dentro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta
Foto: Xinhua
China actualizó en enero pasado una Guía de Protección Medioambiental en operaciones extranjeras, para ser utilizada dentro del marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, en un intento de que las empresas chinas se apeguen a enfoques respetuosos con el medio ambiente durante todo el ciclo de vida de sus proyectos.

A menos de seis meses de publicar la Guía de desarrollo verde para la inversión y la cooperación en el extranjero, China actualizó la Guía para la protección ecológica y ambiental de proyectos de cooperación y construcción de inversiones extranjeras, para ser utilizada dentro del marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

El documento que actualiza el del 2013, fue emitido conjuntamente por el Ministerio de Ecología y Medio Ambiente y el Ministerio de Comercio como una guía para que las empresas implementen la filosofía de la civilización ecológica, así como para promover el desarrollo verde y de alta calidad, según China Daily.

La civilización ecológica es un concepto promovido por el presidente Xi Jinping para un desarrollo equilibrado y sostenible que se caracterice por la coexistencia armoniosa del hombre y la naturaleza. 

Este pensamiento de Xi no solo marcó el rumbo de la transición ecológica de la economía china, sino que también resonó en el resto del mundo cuando en 2013, en la 27° reunión del consejo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, se adoptó la decisión de promover dicha civilización ecológica al resto de los países.

El año pasado, en un video pregrabado para la 76° Sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente chino destacó la necesidad de acelerar la transición hacia una economía verde y de bajas emisiones de carbono, al tiempo que se logra la recuperación y el desarrollo ecológicos. Prometió que China se esforzará por alcanzar el pico de emisiones de dióxido de carbono antes de 2030 y lograr la neutralidad de carbono antes de 2060. Añadió también que aumentará el apoyo a otros países en desarrollo para que desarrollen energías verdes y bajas en carbono, y que no construirá nuevos proyectos de energía basados en carbón en el extranjero.

En este marco, la guía actualizada incluye requisitos relacionados con el medio ambiente para una amplia gama de procedimientos en las operaciones de las empresas en el extranjero. 

A su vez, se anima a las empresas a adoptar estándares internacionales o estándares chinos más estrictos de protección ambiental (si los del país receptor son débiles); mejorar los sistemas internos de gestión medioambiental y seleccionar empleados capacitados en la temática; como así también comprometerse con consultoras que estén familiarizadas con la ley medioambiental tanto doméstica como extranjera.

Asimismo, se alienta a las empresas a reducir los riesgos medioambientales en tres areas: contaminación, clima y biodiversidad. Y se incluyen recomendaciones de gestión de riesgo medioambiental en cuatro sectores: energía, petroquímica, minería y transporte; siendo estos cuatro los principales de las inversiones dentro de la Iniciativa de la Franja y la Ruta. 

En resumen, la guía actualizada reafirma las recomendaciones hechas en las guías anteriores, pero se centra más en cuestiones específicas de la gestión de riesgos ambientales a lo largo de todo el ciclo de vida de los proyectos de la Franja y la Ruta y proporciona una dirección más sólida para gestionar los riesgos ambientales en estos cuatro sectores específicos.