Relacionando los datos para evaluar los 4 pilares
Foto: karmaweather.com
¿Cómo evaluar el balance existente en nuestra carta BaZi? Comencemos por la evaluación de la presencia p ausencia de los 5 elementos.

Equilibrio y balance, la base del Tàijí (太極) siempre estará presente cuando analicemos una carta BaZi. Si bien una parte importante de la evaluación es el proceso de ponderar las fortalezas y debilidades de los cinco elementos en la carta, así como determinar cuáles son los elementos cruciales que nos aportarán el balance del que carecemos o, en caso de estar equilibrados, mantenerlo.

Debemos tener bien claros los ciclos de los cinco elementos, la mayor dificultad consiste en determinar cuál de ellos (o cuáles) es el mejor elemento a aplicar o buscar en nuestra carta.

Siempre recuerde que contar las ocurrencias de los elementos no es indicador de balance, siempre debemos evaluar la calidad. ¿Qué se debe considerar como calidad? Evaluar si estos elementos son armoniosos o antagonistas, si existe una relación de dependencia entre ellos, siguiendo fielmente el ciclo de los elementos.

Si una carta está balanceada, la persona gozará de buena fortuna y los problemas que deberá sortear en su vida sólo serán pequeños baches. En cambio si posee una “mala” carta, más que baches es probable que deba subir montañas para lograr sus objetivos.

Esta es mi carta BaZi completa (de una de tantas que podemos encontrar en Internet). Si observamos mis cuatro pilares, podrán ver que no hay balance:

Fuente: https://bazi-calculator.com/es/

A simple vista se puede notar que mi carta posee un exceso de elemento agua, reducido apenas por el elemento fuego del tronco celestial del pilar del mes y el elemento tierra de la rama terrestre del pilar del día, pero alimentado por el elemento metal de la rama terrestre del pilar del mes. Si volvemos a ver los ciclos de destrucción, control y cómo debilitar los elementos podremos comprender la lectura. En el caso del pilar del mes, el tronco celestial de fuego se encuentra controlado por el agua (el agua apaga el fuego); pero por otro lado la rama terrestre con elemento metal genera agua… ¡estamos en la misma situación! Continúa presente el exceso de agua. El elemento tierra de la rama terrestre del pilar del día controla el agua según el ciclo controlador de los elementos. Pero volvamos al principio…Dijimos en el artículo anterior:

“Las ramas terrestres son como las raíces de un árbol, es lo que mantiene estable a los troncos celestiales. Ellos portan el Qí 气 esencial, en cambio los troncos celestiales sólo muestran el Qí 气 superficial, que normalmente es más débil.”

¿En realidad el elemento fuego del tronco celestial del pilar del mes es tan fuerte para controlar tanto exceso de agua como el elemento tierra de la rama terrestre del pilar del día? Debemos considerar también los troncos ocultos, en los que aparece un poco de elemento tierra, pero además adicionan agua y metal. También es necesario analizar que hay un elemento faltante en mi carta natal: la madera, que puede encontrarse solo en los troncos ocultos en muy baja proporción y calidad, lo cual no es significativo.

Otro detalle a observar es el exceso de polaridad Yīn, lo que demuestra una tendencia a la espiritualidad y a la vida interior, al arte y aguda sensibilidad. Esto no quiere decir que sea una “vidente”, sino que poseo la capacidad de desarrollarme en el ámbito espiritual, ¿cómo? Estudiándolo y desarrollándolo.

Por otro lado debo contrastar mi carta con mi período de vida localizado en la figura como “Pilares de vida” y me encuentro en el período de 10 años de los 43 a los 53 años de vida. En este caso tanto en el tronco celestial como en la rama terrestre poseo dos elementos controladores: metal y tierra. Por lo tanto en este período si bien pueden surgir problemas, se encuentra disminuido mi exceso de agua. Un exceso de agua en los “Pilares de vida” en una carta con un DM Gui (癸) puede generar pereza, inconstancia y tendencia a rendirse ante las dificultades durante ese período. Si soy consciente de ello, ¿qué debo hacer para equilibrarlo? Recurrir a los elementos favorables para contrarrestar mis deficiencias. ¿Cómo? Lo veremos en la próxima entrada.

Sofia D’Alessandro (Especialista en Cultura China Contemporánea – UNLa)