Shanghái se convierte en el centro de la nueva estrategia de combate contra el Covid-19 en China
Foto: Reuters
Shanghái se convirtió en una ciudad de prueba de la nueva estrategia de combate contra el Covid-19 en China, basada en el testeo, seguimiento y cuarentena de todos los casos positivos, así como también a sus contactos estrechos. Es la respuesta más grande en salud publica de China desde el inicio de la pandemia de COVID-19 en Wuhan.

El gobierno chino envió al ejército y a miles de trabajadores de la salud a Shanghái con el objetivo de realizar testeos de COVID-19 a sus 26 millones de residentes, debido al continuo aumento de casos registrados en estos días. Esta política dio inicio al mayor proyecto de salud pública iniciado desde el inicio de la pandemia.

Los residentes que despertaron antes del amanecer se encontraron con trabajadores de la salud vestidos de blanco que comenzaron a realizar los testeos en cada uno de los hogares. Muchos de ellos se sorprendieron de la situación, mientras aguardaban a ser testeados en pijama y manteniendo la distancia social de 2 metros.

El Ejército Popular de Liberación había enviado el domingo a más de 2.000 personas con equipo médico, provenientes de la armada, la marina y fuerzas conjuntas logísticas hacia Shanghái, según informaron a la prensa.

A su vez, más de 10.000 trabajadores de la salud provenientes de distintas provincias como Jiangsu, Zhejiang y Beijing arribaron en trenes y aviones a Shanghái, con equipos especiales de testeos y con máscaras de protección.

El Consejo de Estado comunicó que también se enviaron más de 4.000 trabajadores de personal sanitario a la provincia de Hubei, donde se encuentra Wuhan.

Shanghai, que comenzó su segunda etapa de cierre el 28 de marzo, había generado prácticamente el confinamiento de casi todos sus residentes en sus hogares. Al 3 de abril se reportaron 8.581 casos asintomáticos de COVID-19 y 425 casos sintomáticos ha COVID-19. El domingo pasado se había procedido a solicitar a los residentes que se realizaran el autotest.

Esta campaña en las ciudades más pobladas de China se inició cuando Shanghái declaró que próximamente abandonaría la política de confinamiento.

El país posee 12.400 instituciones capaces de procesar los testeos de 900 millones de personas por día. A su vez, el director de un hospital declaró que la semana pasada se utilizaron los llamados “testeos pool”, un proceso en el cual 20 muestras son examinadas juntas para acelerar el proceso.

La ciudad Shanghái, además, ha convertido múltiples hospitales, gimnasios, edificios de departamentos y otros centros en sitios de cuarentena, incluyendo el nuevo edificio en Shanghái para la International Expo Center, que es capaz de albergar 15.000 pacientes.

Este lunes, algunos residentes declararon haber recibido los resultados de sus testeos en su aplicación personal de los celulares 4 horas después de haber realizado el procedimiento. Aunque en otras partes de la ciudad algunos no han recibido ningún tipo de notificación en relación a sus resultados.

El surgimiento del apoyo estatal Shanghái surge cuando la ciudad se encuentra en un delicado momento frente a la estrategia nacional de “limpieza dinámica” del Covid-19.