14.2 C
Buenos Aires
31.9 C
Beijing
domingo, junio 16, 2024

Xiaomi, Huawei y ByD: sus últimos avances en el mercado de vehículos eléctricos

La industria automotriz china, impulsada por los llamados Vehículos de Nueva Energía (NEV), ha visto recientemente un asombroso desarrollo que promete inversiones, empleos y bienestar para ASEAN, Europa, Medio Oriente y Sudamérica.

Durante los últimos nueve años China se ha convertido en el mayor productor y vendedor de Vehículos de Nueva Energía (NEV en inglés), es decir, automóviles completamente eléctricos y también híbridos, controlando aproximadamente un 62% del mercado global.
Para ello, China ha desarrollado una vasta red de cadenas globales de valor a lo largo del mundo para materias primas, baterías, software, diseño y ensamblaje, como también reciclaje, por ejemplo, de baterías. De esta manera, China busca no sólo suplir la creciente demanda global de vehículos eléctricos, sino también involucrarse con los países del mundo insertos en dichas cadenas globales, prometiendo con ello cooperación, innovación, inversión, creación de empleos, y bienestar por medio de la exportación de tecnología de alta calidad y valor agregado.

La apuesta de China por la innovación y el desarrollo busca complementarse con una atractiva y competitiva oferta de precios, buscando lograr con ello una irresistible inserción
en los mercados globales. Empresas como Huawei y Xiaomi, usualmente identificadas por
los latinoamericanos sólo con la producción de teléfonos móviles, han apostado por incluir
en sus ecosistemas digitales sus propios vehículos eléctricos e híbridos como el Luxeed S7 del primero (USD $48.000), y el SU7 del segundo (USD $30.000). Asimismo, Huawei ha colaborado con el fabricante SERES de Chongqing para desarrollar el Aito M9, un
SUV de gama premium con seis asientos (USD $80.000) que ha sido descrito por el portal
chileno Autocosmos como “una suite de hotel sobre ruedas”.

Xiaomi SU7. Fuente: elPeriódico

La colaboración de los fabricantes chinos con diversas empresas tecnológicas nacionales
y extranjeras ha permitido que estos modelos ofrezcan tecnología de punta que suele
estar disponible exclusivamente para los modelos de alta gama (y alto precio) de los
fabricantes competidores de Occidente y el resto de Asia. Entre algunas características
destacan las grandes pantallas táctiles, control por voz, conducción autónoma, y
habitáculos inteligentes, las cuales se convierten finalmente en una realidad para los
consumidores de presupuestos más reducidos, acercándolos así a tecnología que no
estaba previamente disponible para este segmento.

Huawei Luxeed S7. Fuente: Autos Rodando

Sin embargo, el líder indiscutido del sector continúa siendo BYD (por sus siglas de Build
Your Dreams, “Construye Tus Sueños”). Recientemente lanzó al mercado chino su
modelo híbrido más accesible, el Yuan UP, por un precio de USD $11.000, siendo un
fuerte competidor para los vehículos de combustión interna en este segmento. Asimismo, su modelo de lujo, el BYD Han (USD $75.000), pensado en las necesidades de confort de los ejecutivos chinos y gente de negocios. Su ambicioso superdeportivo completamente eléctrico Yangwang U9 (USD $237.000), demuestra los avances tecnológicos emblemáticos de la empresa, como también la capacidad de BYD de cubrir todos los segmentos del mercado. Todas estas marcas, junto con otras, estuvieron presentes en la reciente Auto China 2024, la Exhibición Internacional del Automóvil de Beijing, sumando 278 diferentes modelos de NEVs.

Yangwang U9 de BYD. Fuente: SoyMotor.com

Pese al innegable predominio chino de la industria automotriz, China se ha mostrado dispuesta a seguir cooperando con los principales fabricantes occidentales y asiáticos, y
otras empresas extranjeras vinculadas a la cadena productiva, y éstos, por su parte,
continúan confiando en China como un socio. La división china del Grupo Volkswagen
anunció que invertirá 2.500 millones de euros para expandir su hub de innovación en
Hefei; la japonesa Panasonic pretende invertir en Guangzhou para desarrollar
componentes ligados a los NEV y a los procesos automatizados de ensamblaje; una
nueva joint venture (JV o empresa conjunta) entre la división china del Grupo Mercedes-
Benz y la BMW Brilliance Automotive Ltd. fue recientemente creada en Beijing para
desarrollar una red de mil “súper-cargadores” de baterías; y asimismo BYD inauguró una
fábrica de vehículos eléctricos en Camaçari, Brasil, prometiendo 10.000 empleos y una
inversión de 600 millones de dólares. Con todo ello, China afirma “agrandar el pastel para
todos” para, con una participación global inclusiva, desarrollar los potenciales de la
industria automotriz y la electromovilidad, impulsando con ello la transición energética,
una cultura verde de bajas emisiones de carbono, y una economía global verde. Se busca además obtener reconocimiento internacional por las contribuciones de China a estas metas comunes para un desarrollo sostenible.

+ posts

Licenciado en Historia y estudiante de Magíster en Estudios Internacionales, Universidad de Chile

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

LRC EN REDES

MÁS LEÍDAS